Procuradora de Nueva York contrademanda a Amazon por seguridad laboral en la pandemia

Se acusan mutuamente sobre los protocolos de prevención en almacenes de Staten Island y Queens

Protesta anti Amazon en Midtown, 2018
Protesta anti Amazon en Midtown, 2018
Foto: Mariela Lombard

Pocos días después de que Amazons la demandara, la procuradora general de Nueva York, Letitia James, contratacó con una medida similar, en medio de acusaciones mutuas sobre los protocolos de seguridad COVID-19 en los lugares de trabajo.

Según James, Amazon supuestamente no ha protegido contra la pandemia a sus trabajadores en dos instalaciones de NYC.

La procuradora estatal alega que Amazon ha “fallado repetida y persistentemente” en tomar las medidas adecuadas para proteger a sus trabajadores en sus almacenes de Staten Island y Queens, dice la demanda presentada ayer en la Corte Suprema del condado de Nueva York (Manhattan).

“Desde al menos marzo de 2020 cuando el brote de COVID-19 comenzó a devastar la ciudad de Nueva York, Amazon no cumplió con los requisitos de limpieza y desinfección cuando los trabajadores infectados habían estado presentes en sus instalaciones”, indica el documento judicial, citado por New York Post.

“Amazon no identificó ni notificó adecuadamente a los contactos potenciales de dichos trabajadores infectados; y Amazon no se aseguró de que sus políticas de disciplina y productividad, y las tasas de productividad automatizadas por velocidades de línea, permitieran a sus empleados tomarse el tiempo necesario para participar en las prácticas de higiene, saneamiento, distanciamiento social y limpieza necesarias”, continúa la presentación legal.

James también acusa al minorista de tomar represalias contra sus empleados, incluido el despido de un trabajador, Christian Smalls, en marzo pasado, por denunciar que aparentemente la compañía no cumplía con las regulaciones de salud y que se benefició de miles de millones de dólares, mientras exponía a sus trabajadores al virus.

“Durante el transcurso de la pandemia, Amazon obtuvo más $130 mil millones de dólares en ganancias de las ventas en línea, lo que representa un crecimiento del 35% de sus ganancias prepandémicas y una tasa de crecimiento 10% más alta que en años anteriores, a expensas de sus trabajadores de primera línea que han experimentó riesgos significativos de infección por COVID-19 mientras trabajaban en Amazon”, detalla la demanda.

En previsión, Amazon demandó a James el viernes diciendo que había traspasado sus límites al lanzar la investigación contra la empresa, y dijo que había salido airosa en una inspección no anunciada el 30 de marzo porque seguía los protocolos de seguridad COVID-19 en ese momento.

“Nos preocupamos profundamente por la salud y la seguridad de nuestros empleados, como se demostró en nuestra demanda la semana pasada, y no creemos que la presentación de la Fiscal General presente una imagen precisa de la respuesta líder en la industria de Amazon a la pandemia”, dijo la portavoz Kelly Nantel.

Amazon afirmó en la demanda que sus prácticas de seguridad contra el coronavirus “excedieron con creces” lo que exigía el estado en ese momento.

Más de 19 mil empleados, equivalente al 1.44% de los trabajadores de primera línea de Amazon en EE.UU., habían contraído COVID-19 hasta septiembre, dijo la compañía.

En diciembre, la NLRB determinó que Amazon despidió ilegalmente a Gerald Bryson, un empleado que alertó sobre la seguridad laboral en Staten Island, al comienzo de la pandemia COVID-19.