Piden que el Departamento de Justicia investigue a la Ciudad y al Estado de Nueva York sobre gestión de la pandemia

El Defensor del Pueblo de la Gran Manzana y el presidente del condado de Brooklyn aseguran que se violaron derechos civiles con medidas que provocaron altas tasas de muerte y disparidad en el acceso a la vacunación

Piden que el Departamento de Justicia investigue a la Ciudad y al Estado de Nueva York sobre gestión de la pandemia
El manejo de la crisis de salud por el coronavirus continúa siendo el centro de atención en Nueva York.
Foto: BRYAN R. SMITH / AFP / Getty Images

El defensor del pueblo de la Gran Manzana Jumaane D. Williams y el presidente del condado de Brooklyn Eric L. Adams, solicitaron este viernes al Departamento de Justicia federal (DOJ) iniciar una investigación sobre la gestión de la pandemia de COVID-19 por parte de la Ciudad y el Estado de Nueva York. Ambos funcionarios cuestionan a las autoridades sobre las profundas disparidades, primero en las tasas de infección y muerte, y ahora, en el acceso a la vacunación.

Los dos funcionarios electos ya habían instado a iniciar una investigación por primera vez con un grupo de funcionarios locales de todo el país en 2020, pero el DOJ de Donald Trump la ignoró. Esta nueva solicitud al Departamento de Justicia, renueva la solicitud original, y ahora pide que la Administración de Biden tome acciones inmediatas.

Como es de dominio público, esta semana, se reveló que el FBI y la Oficina del Fiscal Federal en Brooklyn están investigando las políticas y prácticas de la Administración Cuomo con respecto a los asilos de ancianos durante los primeros meses de la pandemia.

Según la Fiscalía Federal en Brooklyn, la oficina del Gobernador no transparentó la información sobre las muertes en los ancianatos, lo que llevó a revelar que la cifra total reportara un 50% menos de las muertes que en realidad ocurrieron. Así mismo, que las medidas que impartió Cuomo, produjeron más decesos en los asilos.

Williams y Adams exigen ahora una investigación adicional, para poner en claro las acciones de los líderes de la Ciudad y el Estado que puedan constituir violaciones de los derechos civiles, incluidas “las decisiones fallidas y las inequidades sistémicas que llevaron al impacto dispar de COVID-19 sobre las comunidades de color”.

“Pedimos al Departamento de Justicia, bajo un nuevo liderazgo y con un nuevo mandato, que investigue las fallas sistémicas y las decisiones equivocadas que han provocado daños dispares en las comunidades de minorías en toda la ciudad y el estado”, dijo el Defensor del Pueblo.

Williams agregó que este nuevo llamado conlleva, “la misma obligación con renovada indignación moral ante la arrogancia que siguen mostrando líderes como el gobernador Cuomo y el alcalde De Blasio al tomar decisiones peligrosas, equivocadas y negarse a enfrentar las consecuencias”.

Un anuncio preliminar sobre el pedido de iniciar la investigación se hizo este miércoles durante una conferencia de prensa con los concejales Adrienne Adams y Daneek Miller, copresidentes del Caucus Negro, Latino y Asiático en el Concejo Municipal.

A través de un comunicado conjunto, el Defensor del Pueblo y el presidente del condado de Brooklyn, argumentan que, en todo el país, las comunidades de color están experimentando un impacto desproporcionado a causa del coronavirus, como resultado de decisiones políticas y desigualdades sistémicas de larga data. Establecen que, a nivel nacional, las personas negras e hispanas tienen aproximadamente 3 veces más probabilidades de ser hospitalizadas por COVID-19 que las personas blancas, y el doble de probabilidades de morir.

En otro ángulo, aseguran que el lanzamiento de las vacunas en Nueva York ha experimentado niveles igualmente atroces e inexcusables de disparidad, con datos preliminares que muestran que los neoyorquinos negros y de otras minorías se vacunaron a una tasa de aproximadamente la mitad de su población. Los datos recientemente publicados por código postal muestran que, en la ciudad de Nueva York, las comunidades más ricas y blancas tienen un porcentaje mucho mayor de adultos vacunados que las comunidades de color.

En el llamado al Departamento de Justicia, Williams y Adams urgen a esa instancia a investigar estos problemas, que detecte cualquier irregularidad y que “muestre a nuestros electores y al público estadounidense que la conciencia de las desigualdades no es suficiente. Debemos actuar y hacer que los responsables de estas inequidades respondan a la justicia”.