CDC detecta grandes brotes de COVID-19 en gimnasios y pide reforzar medidas

En un gimnasio en Hawái, 21 casos están asociados a los gritos de un instructor durante una clase

CDC detecta grandes brotes de COVID-19 en gimnasios y pide reforzar medidas
Los CDC recomiendan usar mascarillas en todo momento en el gimnasio, incluso durante rutinas de alto impacto.
Foto: Alfredo Estrella / AFP / Getty Images

CLEVELAND – Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron este miércoles el uso de mascarillas dentro de los gimnasios, incluso durante ejercicios de alto impacto, después de detectar dos grandes brotes de coronavirus en este tipo de locales.

Según el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) de los CDC, los gimnasios son considerados lugares de alta propagación de la COVID-19.

Por lo tanto, para reducir la transmisión de la COVID-19 en este tipo de instalaciones de acondicionamiento físico, los CDC señalan que los asistentes deben usar mascarilla, incluso durante las actividades de alta intensidad cuando estén a una distancia de mayor o igual a seis pies.

Además, el informe destaca que las instalaciones deben reforzar el distanciamiento físico, mejorar la ventilación y alentar a los asistentes a aislarse después de la aparición de los síntomas o recibir un resultado positivo de la prueba de la COVID-19.

Estas recomendaciones surgen luego de que los CDC investigaran una serie de brotes de coronavirus en gimnasios. El informe destaca que en agosto de 2020, se identificaron 55 casos de COVID-19 entre los 81 asistentes a clases bajo techo de alta intensidad en Chicago.

Detalles sobre contagio de coronavirus en gimnasios

Del total de asistentes, 22 personas o el 40 %, tenían la COVID-19 y aún así asistieron al gimnasio el día en que comenzaron los síntomas o después.

De igual forma, el informe señala que el 76 % de los asistentes hacían uso de mascarillas con poca frecuencia, incluidas las personas con y sin la COVID-19.

El brote en este gimnasio en Chicago fue atribuido a la alta proporción de asistentes con covid-19 que participaron en clase mientras estaban sintomáticos, o asintomáticos e infecciosos. Además, la mayoría de los asistentes no usaron mascarilla durante la clase de ejercicios.

21 casos asociados a gritos de instructor

Por otra parte, otro informe destaca que en Hawái, 21 casos de la COVID-19 fueron vinculados a un caso donde un instructor impartió clases a menos de dos días antes del inicio de los síntomas en dos instalaciones de gimnasio diferentes.

Los CDC destacaron que la transmisión de la  COVID-19 ocurrió a pesar de que los asistentes estaban distribuidos a más de seis pies de distancia.

El informe indica que los gritos del instructor durante la clase podrían haber contribuido a la transmisión.

“La emisión de aerosoles durante el habla se ha correlacionado con el volumen y se han informado anteriormente brotes de la covid-19 relacionados con la actividad física intensa y el canto,” señala el informe.

Insisten en uso de mascarillas en clases

Estos brotes refuerzan “la necesidad de estrategias combinadas de prevención de la COVID-19, incluido el uso universal de mascarillas en entornos públicos cuando las personas están con otras que no viven en el mismo hogar, especialmente en interiores”, destaca el informe.

Para los CDC, el uso poco frecuente de mascarillas al participar en clases de ejercicio en interiores probablemente contribuyó a la transmisión.

Además, la posibilidad de que las personas infectadas contagien a otras entre la fecha de la prueba y la recepción del resultado de la prueba refuerza la necesidad de ponerse en cuarentena mientras espera el resultado de la prueba de la COVID-19.

Aún cuando los datos sobre la transmisión del coronavirus en las instalaciones de ejercicio son limitados, informes de brotes indican que un mayor esfuerzo respiratorio podría facilitar la transmisión.