La historia de amor de Emma Coronel y “El Chapo” Guzmán que la llevó a la perdición

Emma Coronel enfrenta cargos federales en EE.UU. por alegadamente ayudar a mantener el imperio de narcotráfico de su esposo, el capo convicto Joaquín "El Chapo" Guzmán

La historia de amor de Emma Coronel y “El Chapo” Guzmán que la llevó a la perdición
Emma Coronel Aispuro a su llegada a la Corte Federal de Brooklyn para el juicio contra su esposo Joaquín "El Chapo" Guzmán en enero del 2019.
Foto: ANGELA WEISS / AFP / Getty Images

La relación de amor de Emma Coronel y su esposo, el narcotraficante convicto Joaquín “El Chapo” Guzmán parece haber sido su sentencia de vida.

Lo que comenzó en una feria en el estado mexicano de Durango cuando Coronel tenía 17 años hoy la tiene detenida en una prisión estadounidense luego de haber sido arrestada el lunes en Dulles International Airport en Virginia acusada de ayudar a su esposo a liderar la red multimillonaria de narcotráfico mediante el Cartel de Sinaloa.

El vínculo entre Guzmán y Coronel inició cuando la mexicana se convirtió en reina de belleza. Coronel fue coronada reina del Festival del Café y la Guayaba 2007 en Canelas, Durango. Para celebrar lo anterior se realizó una fiesta a la que asistió el capo. Fue ahí que Guzmán, treinta años mayor que la joven, se fijó en ella. En 2007, formalizaron su relación y se casaron en junio de ese año cuando cumplió los 18 años.

En el 2011, Coronel quedó embarazada y tuvo dos niñas gemelas: María Joaquina y Emaly Guadalupe.

El vínculo entre Coronel y el narcotráfico no comenzó con “El Chapo”, ya que su padre Inés Coronel Barreras fue arrestado en el 2013 junto a uno de sus hijos, Inés Omar, y otros en Arizona en un almacén lleno de marihuana vinculado al Cartel de Sinaloa.

A su tío Ignacio “Nacho” Coronel Villarreal, muerto a tiros en el 2010, se le considera uno de los fundadores del cartel junto a El Chapo.

Pero su cercanía con quien fuera uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo pareció abocarla a la situación legal en la que se encuentra hoy.

Su presencia en el juicio contra el mexicano en Nueva York, en el 2019, evidenció la lealtad de Coronel a su esposo, la complicidad entre ambos y la influencia mediática de la mexicana como el personaje alrededor del personaje.

“Fue como una historia de amor en completo silencio, ya que no se le permitió decir nada”, dijo el periodista mexicano Miguel Ángel Vega, tras la cobertura del juicio al reflexionar sobre las miradas que la pareja intercambiaba en sala.

Testimonios la pusieron en aprietos

Pero también las declaraciones de algunos testigos la ubicaron en la mira de las autoridades por alegada complicidad en el organigrama criminal de su esposo.

Dámaso López, apodado “El Licenciado”, describió la forma en que Coronel presuntamente ayudó a su marido a fugarse del penal mexicano del Altiplano el 11 julio de 2015.

Durante las audiencias, además, el exmano derecha de Guzmán relató que éste logró escaparse por un extenso túnel conectado a la ducha de su celda como parte de un plan que Coronel habría orquestado junto a los hijos de “El Chapo”.

Adicional, en el juicio se exhibieron una serie de mensajes de texto que la pareja se envió y que fueron obtenidos mediante un software espía instalado en el teléfono de Coronel. Los mensajes revelaron que El Chapo le instó a utilizar celulares Blackberry encriptados para comunicarse.