De qué modo tomar 6 tazas de café al día podría ser devastador para tu salud

¿Te consideras adicto al café? Después de leer esto es probable que quieras vigilar tu consumo diario

Según un reciente estudio, beber café en exceso se relaciona con alteraciones en el colesterol y se deriva en posibles afectaciones cardíacas.
Según un reciente estudio, beber café en exceso se relaciona con alteraciones en el colesterol y se deriva en posibles afectaciones cardíacas.
Foto: pixabay

Para muchos el café de la mañana es un ritual irremplazable. Y tiene todo el sentido del mundo, el café es aromático, delicioso y es considerado uno de los más poderosos estimulantes naturales, gracias a su contenido en cafeína. Hoy en día las tendencias de nutrición no dejan de enfocarse en las mejores recomendaciones dietéticas para potenciar la salud y pérdida de peso. Con base en ello a través de diversos estudios se ha comprobado que el café puede ser una magnífica adición a la dieta, siempre y cuando se consuma en las cantidades recomendadas.

La mayoría de los expertos coinciden en que cuatro tazas de café (400 miligramos de cafeína) es una cantidad segura por día en adultos sanos. Sin embargo una nueva investigación publicada en la revista Clinical Nutrition, la cual fue encabezada por el equipo del Centro Australiano para la Salud de Precisión determinó que beber más de seis tazas de café al día, aumenta drásticamente la cantidad de lípidos en la sangre de las personas con esta alta ingesta de café. Esto, por consecuencia puede aumentar las posibilidades de desarrollar diversas enfermedades cardiovasculares, de hecho los niveles de lípidos son uno de los factores más predictivos en la incidencia de padecimientos cardíacos. 

Según el estudio estos efectos se relacionan con la ingesta excesiva de cafeína, la cual parece afectar más directamente el perfil de lípidos plasmáticos de los participantes; que es un concepto que se refiere específicamente a la cantidad de colesterol y grasa en la sangre.Los investigadores señalan que estos hallazgos pueden tener relevancia clínica para aquellas personas con colesterol LDL elevado. 

Para financiar la investigación, los autores reclutaron a 362.571 participantes previamente registrados en el Biobanco del Reino Unido, los cuales tenían edades comprendidas entre los 37 y los 73 años. Entre los hallazgos más relevantes se comprobó que quienes consumían café en exceso, se asociaban constantemente con niveles altos de lípidos. Otro dato muy relevante, es que dicho efecto se presentaba más intensamente en quienes bebían presentaciones de café sin filtrar, lattes y capuchinos, las cuales parecían producir los efectos adversos más profundos a este respecto.

Se puede concluir que las implicaciones de este estudio son potencialmente de amplio alcance. Sobre todo son revelaciones de gran utilidad para las recomendaciones médicas, en personas con colesterol alto y antecedentes de enfermedades cardíacas. Es una buena medida para cuidar no solo la cantidad diaria de café que consumimos, también es una invitación para elegir más cuidadosamente la presentación de café que solemos consumir. 

También es importante destacar que la asociación café-lípidos depende de la dosis: cuanto más se bebe café sin filtrar, más aumentan los lípidos en la sangre, por lo tanto es un hábito que incrementa el riesgo de padecimientos cardíacos. 

A la vez los investigadores señalaron que están conscientes acerca del debate científico que existe sobre los pros y contras del café, sin embargo enfatizan en que este estudio tiene como objetivo concientizar a las personas sobre cómo una de las bebidas más consumidas en el mundo en exceso puede terminar afectando a la salud. 

Una de las más fuertes creencias es que existe un compuesto particular en el café, llamado cafestol que se encuentra en los granos de café y es responsable de las alteraciones en el colesterol. Como dato al margen explica la autora del estudio, la profesora Elina Hyppönen explica más a detalle sobre la extracción de cafestol, la cual se ha comprobado que varía según los mecanismos de preparación del café. Usualmente es una sustancia presente principalmente en bebidas sin filtrar, como los cafés de prensa francesa, turcos y griegos, también es probable que se encuentre en el café espresso, que es la base que se utiliza en  la mayoría de los cafés hechos por baristas, incluidos los lattes y los capuchinos. A la vez enfatiza que no hay o existe muy poco cafestol, en las presentaciones de café filtrado e instantáneo, así que con respecto a los efectos sobre los lípidos, son buenas opciones de café.

Lo cierto es que el café es una de las bebidas más amadas y siempre será un tema controvertido. Sin embargo este tipo de investigaciones no buscan desprestigiarlo ni omitir las bondades que su adecuado consumo puede traer, simplemente son un buen indicador sobre los efectos de beber café en exceso. Finalmente cuando se trata de cuidar la salud el consejo es el mismo, todo con moderación es el secreto de una larga y saludable vida.