Beber un vaso de leche tibia antes de acostarte ¿realmente ayuda a dormir mejor?

Un buen descanso es una medida fundamental de salud. Beber un vasito de leche tibia es una antigua tradición que se asocia con buenos resultados para dormir mejor ¿La razón? Su contenido en triptófano que aumenta los niveles de serotonina

Un vaso de leche tibia antes de dormir, es un hábito que promueve la relajación y el buen descanso sin efectos secundarios.
Un vaso de leche tibia antes de dormir, es un hábito que promueve la relajación y el buen descanso sin efectos secundarios.
Foto: Shutterstock

Cuando se trata de dormir mejor, las buenas recomendaciones nunca están de más. Es bien sabido que dormir no solo es un gran placer, es una importante medida de salud que tiene efectos muy positivos en el organismo. Con base en ello han salido a la luz todo tipo de remedios naturales para promover un buen descanso de manera natural y sin efectos secundarios. Uno de los más populares: el clásico vasito de leche tibia antes de acostarnos ¿Realmente funciona? Se cuenta con diversas referencias que lo confirman y la razón principal se relaciona con su contenido en triptófano de la leche, que tiene la capacidad de aumentar los niveles de serotonina.

La realidad es que la falta de un sueño reparador, está relacionada con numerosos efectos negativos de salud física y mental. De hecho no dormir bien, se considera un importante problema de salud pública mundial y se cuenta con información relevante al respecto. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos no duerme lo suficiente. Es por ello que muchas personas recurren al consumo de medicamentos, los cuales desafortunadamente suelen asociarse con efectos secundarios y dependencia. Como resultado, los remedios caseros sencillos han tomado un lugar especial.

Tomar un vaso de leche tibia antes de acostarse es una tradición que se ha transmitido de generación en generación como una forma de cultivar la relajación, aliviar la ansiedad y facilitar una noche de sueño más reparador. Si bien puede ser una linda costumbre reconfortante, muchas personas se han cuestionado sus verdaderos beneficios.

Lo primero que tienes que saber: se que se cuenta con múltiples estudios en los que se comprueba que consumir productos lácteos (en específico la leche) antes de acostarse, puede ayudar a algunas personas a tener una noche de sueño más reparadora. La razón no está del todo clara. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el potencial de la leche para promover una noche de reparador descanso, probablemente esté relacionado con sus compuestos químicos específicos. También se cree que los efectos psicológicos de tener una rutina relajante antes de dormir, tienen una relevancia significativa. Aunque probablemente los buenos resultados se deban a una combinación de ambos.
La ciencia ha comprobado que la leche es una buena adición dietética para promover ciclos de sueño más saludables. Ciertos compuestos en la leche, específicamente triptófano y melatonina, intervienen activamente en conseguir buen descanso sin interrupciones. Probablemente no lo sepas, pero el triptófano es un aminoácido que se encuentra en una variedad de alimentos que contienen proteínas y es una sustancia que juega un papel importante en la producción de uno de los neurotransmisores más relevantes en la calidad del sueño: la serotonina. Es bien sabido que la serotonina juega un papel muy importante en la salud mental, ya que puede mejorar el estado de ánimo, promueve la relajación y funciona como un precursor en la producción de la hormona melatonina.

La melatonina es el compuesto más fundamental cuando hablamos del sueño, no en vano es popularmente conocida como “la hormona del sueño” que es liberada por el cerebro. También juega un papel destacado en la regulación del ritmo circadiano de cada persona e interviene preparando al cuerpo para entrar en un ciclo de sueño. Es por ello que actualmente diversos estudios científicos han encontrado que el consumo de suplementos de melatonina, no solo puede mejorar el sueño; es un buen complemento para reducir los síntomas de ansiedad y depresión, estados que tienden a incrementar a la hora de acostarnos y que son considerados como una de las principales causas del insomnio.

Podemos concluir que no existe evidencia suficiente que sugiera que la ingesta de un solo vaso de leche contenga suficiente triptófano, que influya significativamente en la producción natural de melatonina del cuerpo. Sin embargo es un remedio natural que como todos requiere de paciencia y constancia, de tal modo que a largo plazo es una costumbre que tiende a dar frutos. Además no podemos dejar de mencionar sus efectos psicológicos. Algunos expertos sospechan que el papel potencial de la leche como ayuda para dormir, está más relacionado con el efecto de ejecutar un ritual relajante antes de acostarse.

Otra teoría sobre beber leche tibia en las noches, se asocia más con una linda costumbre que podría recordarnos de manera inconsciente a la hora de acostarse durante los primeros años de la infancia. Finalmente es un remedio natural que brinda una sensación calmante, que puede ayudar a indicarle al cerebro que es hora de dormir. De lo que si no tenemos duda es que puede ser muy reconfortante y sobre todo no se relaciona con ninguna consecuencia que pueda dañar la salud ¡Nada pierdes con intentarlo!

Te puede interesar: