Por qué la leche de almendra es una alternativa nutritiva y rica para bajar de peso

Más allá de una tendencia, la leche de almendras es una compleja fórmula nutricional que brilla por sus beneficios para bajar de peso. Es baja en calorías, rica en grasas y con muy poca azúcar, es perfecta para acelerar el metabolismo

La leche de almendras es rica en proteínas, hidratos de carbono, libre de lácteos y de gran poder antiinflamatorio.
La leche de almendras es rica en proteínas, hidratos de carbono, libre de lácteos y de gran poder antiinflamatorio.
Foto: Imagen de jennyleenaguirre en Pixabay / Pixabay

En los últimos meses todas las tendencias de nutrición hablan sobre las maravillosas leches vegetales, que se destacan por ser una magnífica alternativa a la leche de vaca. Sin lugar a dudas una de las variantes más populares y pionera de esta categoría, es la leche de almendra. Se trata de una bebida nutritiva y baja en calorías, que se ha posicionado como un excepcional aliado para potenciar la pérdida de peso. Se elabora triturando almendras, mezclándolas con agua y luego filtrando la mezcla para crear un producto que se parece mucho a la leche y tiene un sabor similar a la nuez. Por lo general, se le agregan nutrientes adicionales como calcio, riboflavina, vitamina E y vitamina D para aumentar su potencial.

Lo cierto es que la leche de almendra va mucho más allá de ser un producto de moda, se trata de una gran adición dietética que acelera el adelgazamiento con mucha nutrición y salud. Descubre todo lo que esta delicia terrenal podrá hacer por tu salud y peso corporal ¡Te sorprenderás! 

1. Baja en calorías

La leche de almendras es una maravilla de alternativa para suplir a la leche de vaca, ya sea por intolerancia a la lactosa o para aquellas personas que desean reducir su ingesta calórica. Es mucho más baja en calorías, aunque para muchos en inicio es difícil de creer pues las almendras se caracterizan por su aporte calórico lleno de energía y grasas saludables. Sin embargo, cabe mencionar que debido a la forma en que se procesa la leche de almendras, solo una pequeña porción de almendras está presente en el producto terminado. Esto la convierte en la opción  ideal para las personas que desean reducir las calorías y perder peso. Para mayor contexto: una taza (240 ml) de leche de almendras sin azúcar aporta 30 calorías, mientras que la misma cantidad de leche entera contiene 146 calorías. Esto no es cualquier cosa, ya que significa que la leche de almendras contiene entre un 65% y un 80% menos de calorías. Los expertos recomiendan consumirla para crear un déficit calórico, una buena opción es simplemente reemplazar dos o tres porciones diarias de productos lácteos con leche de almendras; te estarás ahorrando una ingesta de aproximadamente 348 calorías por día.

2. Es baja en azúcar

existen todo tipo de versiones de leche de almendra, es un producto que ha incrementado sus ventas exponencialmente. Si bien hay alternativas de sabores y con azúcar, en su versión natural, sin aditivos y azúcar ¡Realmente es muy baja en azúcar! Una taza (240 ml) de leche de almendras contiene solo 1-2 gramos de carbohidratos, la mayoría de los cuales son fibra dietética. Lo cual resulta dramático si lo comparamos con la misma porción de leche de vaca, que contiene 13 gramos de carbohidratos y por desgracia la mayoría son azúcar. El secreto está en evitar las variantes con sabores, pueden contener alrededor de 5 a 17 gramos de azúcar por taza (240 ml).

3. Alto contenido en vitamina E, de propiedades antiinflamatorias

Una de las grandes cualidades nutricionales sobre la composición de las almendras, es su alto contenido en vitamina E. Por lo tanto, la leche de almendras también es una fuente natural de vitamina E, una taza de leche de almendras (240 ml) proporciona entre el 20 y el 50% del requerimiento diario ¡Maravilloso! Sobre todo teniendo en cuenta que la leche de vaca no la contiene en lo absoluto. Un aspecto de lo más positivo acerca de la vitamina E, es que se trata de un poderoso antioxidante que combate la inflamación y el estrés en el cuerpo. Es bien sabido que la inflamación crónica es el origen de diversas enfermedades degenerativas, como lo es la obesidad. Por lo tanto buenos niveles de vitamina E, intervienen positivamente en la prevención del sobrepeso.

4. Acelera el metabolismo

La leche de almendras brilla por su contenido en grasas saludables, que nos llenan de energía de calidad y sin alterar el azúcar en sangre. Llama de manera especial la atención su contenido en ácidos grasos omega 3, un tipo de grasa saludable que protege la salud del corazón. Según un estudio encabezado por la Universidad de Chile, este nutriente tiene la capacidad de disminuir la concentración de colesterol en las arterias y con ello contribuye al buen funcionamiento metabólico. También hace su tenue contenido en hidratos de carbono de lenta absorción, mantiene activo el metabolismo y previene los picos altos de glucosa en la sangre. De tal manera que consumir leche de almendra es un gran hábito para mejorar la salud cardiovascular, mientras se promueve la pérdida de peso ¡Mejor imposible!

5. Libre de lácteos y vegana

Lo primero que tenemos que decir al respecto es que los lácteos no son el malo del cuento, sin embargo se ha comprobado que en algunos casos reducir su consumo es de gran ayuda en la reducción calórica, que nos conduce a bajar de peso. También hoy en día muchas personas que siguen dietas vegetarianas han encontrado en la leche de almendra un delicioso y nutritivo sustituto, no contiene las proteínas que causan alergia a la leche. Además es una gran opción para quienes sufren las consecuencias de la intolerancia a la lactosa, como la hinchazón, inflamación, gases y retención de líquidos. Condiciones que propician el aumento de peso y deterioran la salud intestinal. 

Te puede interesar: