Nueva York para Todos

La propuesta de Ley Nueva York para Todos, presentada en la legislatura Estatal, sería una parte esencial para mejorar la confianza necesaria para contener el virus y garantizar que nuestras comunidades de inmigrantes se sientan seguras para vacunarse

Las pruebas de detección para COVID-19 y las vacunas serán parte de nuestras vidas en el futuro. /Archivo
Las pruebas de detección para COVID-19 y las vacunas serán parte de nuestras vidas en el futuro. /Archivo
Foto: JOHN G. MABANGLO / EFE

Las comunidades de inmigrantes son las más afectadas por la pandemia de COVID-19, y todavía se necesita mucho trabajo para abordar los desafíos y las dificultades que comenzaron en el 2020 y aún continúan. Después de trabajar en lugares más expuestos al virus durante los días más duros de la pandemia y vivir las tasas más altas de transmisión y muerte, los inmigrantes neoyorquinos ahora enfrentan el dilema de si deben vacunarse y cómo hacerlo.

Los programas de vacunación no funcionarán a menos que las comunidades acepten y confíen en el sistema de salud pública. Especialmente para las comunidades de inmigrantes, la voluntad de confiar en los programas públicos, ha sido severamente dañada después de cuatro años de la presidencia de Trump. Ahora, un proyecto de ley propuesto en Albany puede ayudar a recuperar esa confianza.

La propuesta de Ley Nueva York para Todos, presentada en la legislatura estatal, sería una parte esencial para mejorar la confianza necesaria para contener el virus y garantizar que nuestras comunidades de inmigrantes se sientan seguras para vacunarse. Los legisladores estatales deberían aprobarlo y el gobernador firmar como ley este año.

El proyecto de ley prohibiría formalmente a los funcionarios del gobierno estatal y local, incluidos la policía y los alguaciles, divulgar información confidencial o desviar datos personales y recursos para la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE siglas en Ingles).

El legado de arrestos indiscriminados, perfiles de poblaciones y deportaciones de las administraciones anteriores cobra gran importancia. Pero la responsabilidad de generar miedo y terror en las comunidades de inmigrantes no solo recae en ICE y el gobierno federal. Las fuerzas del orden público estatales y locales han desempeñado un papel importante en la creación de la desconfianza que las comunidades de inmigrantes sienten hacia el gobierno.

Vergonzosamente, la policía ha sido acusada de participar en las respuestas de salud pública a la pandemia, incluida la realización de arrestos por no distanciamiento social, el no usar mascarillas, el exceso de vigilancia e incluso ser parte de rastreo de contactos por infecciones de COVID-19. El legado de las fuerzas del orden público de contribuir a las deportaciones da a las comunidades de inmigrantes todas las razones para desconfiar de su papel en la salud pública.

Cuando los inmigrantes intentan hacerse la prueba de COVID-19, apoyar el rastreo de contactos por COVID-19 ó vacunarse, deben sentirse seguros de que hacerlo no los pondrá a ellos ni a sus familias en riesgo. Tenemos que garantizar protecciones más sólidas para nuestras comunidades de inmigrantes y para superar el miedo y las deportaciones injustas.

Las pruebas de detección para COVID-19 y las vacunas serán parte de nuestras vidas en el futuro, y podemos asegurarnos de que todos puedan proteger su salud y vivir de manera segura en nuestras comunidades.

La promulgación de la Ley Nueva York para Todos será una parte esencial para lograr la confianza comunitaria necesaria para contener al coronavirus y garantizar que nuestras comunidades de inmigrantes se sientan seguras para obtener atención médica y servicios esenciales de apoyo.

-Guillermo Chacón es activista pro derechos humanos y de inmigrantes. @gchacon11