Presidencia de Honduras pagó a famosa firma para evitar cadena perpetua en Nueva York a hermano del mandatario por narcotráfico

Querían presionar sobre posibles daños en las relaciones bilaterales en inmigración y cooperación militar

Protesta contra el presidente de Honduras, en Nueva York.
Protesta contra el presidente de Honduras, en Nueva York.
Foto: EPA/Peter Foley / EFE

El gobierno de Honduras contrató al influyente bufete de abogados Arnold & Porter antes del juicio que acabó esta semana en Nueva York con la condena a cadena perpetua por narcotráfico de Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente de ese país, Juan Orlando Hernández, a quien el juez implicó en la causa.

Según una investigación del diario The Washington Post y de ciertos documentos del Departamento de Justicia, el bufete intentó influir a los fiscales del caso para evitar el fallo contra el acusado.

El despacho Arnold & Porter tiene como socio a John B. Bellinger III, ex asesor legal del Departamento de Estado (DOJ) en la presidencia de George W. Bush y además allí trabajó el actual Fiscal General de EE.UU., Merrick Garland.

Según los fiscales del caso, los letrados contratados por Honduras actuaron como lobistas para advertirles de “consecuencias colaterales” por el proceso en las relaciones con Honduras en relación a las bases militares de EE.UU. en el país, así como “asuntos migratorios no relacionados”.

Arnold & Porter, en nombre del gobierno hondureño, intentó desacreditar el valor de algunos testigos e hizo cabildeo con otros departamentos del gobierno de Donald Trump tras mantener contactos con el Consejo de Seguridad Nacional, según los documentos legales derivados del proceso contra Tony Hernández.

Esos contactos se produjeron en el otoño de 2019, poco después de que Arnold & Porter registrara su relación con Tegucigalpa en la base de datos de agentes extranjeros (FARA) del DOJ.

El documento de registro en esta base de datos, con fecha 23 de septiembre de 2019, incluye un contrato fechado en agosto de ese año por $475,000 dólares más gastos adicionales firmado con Arnold & Porter por la entonces ministra de Finanzas hondureña, Rocío Tábora, según pudo constatar EFE.

El objeto de la relación contractual, según los documentos entregados a FARA en septiembre de 2019, es “proveer servicios legales en conexión con una transacción de mercado internacional de capitales”, así como “asuntos adicionales que se acuerden mutuamente”, trabajos de “diligencia debida” o que afecten a las relaciones bilaterales.

Ese mismo bufete legal tiene relaciones de representación y cabildeo también con Argentina, Corea del Sur, Israel y el equipo del presidente encargado venezolano Juan Guaidó, según informes del primer semestre de 2020.

El hermano del actual mandatario de Honduras fue condenado a cadena perpetua el 30 de marzo. Manifestantes a las puertas del tribunal neoyorquino pidieron la “extradición del narco presidente” de ese país.

Una semana antes, el martes 23, un jurado también en Nueva York había declarado culpable de narcotráfico al hondureño Geovanny Fuentes Ramírez, que según fiscales estadounidenses fue socio del actual presidente de ese país en el tráfico de toneladas de cocaína a EE.UU. Ambos juicios fueron llevados por el mismo juez, Kevin Castel.

Los fiscales del distrito sur de Nueva York afirmaron en el proceso contra Fuentes que todos los presidentes de Honduras desde 2006 han recibido sobornos de narcotraficantes a cambio de protección y de la promesa de no ser extraditados. Detallaron que Hernández, actual mandatario, fue incluso más allá y se asoció con el acusado Fuentes.

El presidente de Honduras ha negado todas las acusaciones. Dice que el ex jefe del cartel “Los Cachiros”, Leonel Rivera, que colaboró en el juicio con la fiscalía, ha mentido para reducir su pena de cárcel y vengarse de él por su combate al narcotráfico.

“Para toda la familia, la noticia que se espera de Nueva York será dolorosa. ¿Y qué más se puede decir de un juicio en el que el testimonio del principal “cooperador” de los fiscales ahora queda expuesto por las grabaciones secretas de la propia DEA como una mentira?”, escribió el presidente en su cuenta Twitter, en inglés y español, horas antes de que se anunciara la sentencia de su hermano.

Fabio Lobo, hijo del expresidente hondureño Porfirio “Pepe” Lobo (2010-2014), fue sentenciado en 2017 en Nueva York a 24 años de cárcel por el tráfico de 1.4 toneladas de cocaína a EE.UU., recordó France 24.