Policías en República Dominicana matan a tiros “por error” a esposos pastores cuando regresaban de culto religioso

Para muchos, el asesinato de la pareja fue tipo "ejecución"; los seis oficiales involucrados utilizaron dos fusiles, uno de ellos M-16

Policías en República Dominicana matan a tiros “por error” a esposos pastores cuando regresaban de culto religioso
Imagen de archivo de un retén policial en una calle de Santo Domingo, capital de República Dominicana.
Foto: ERIKA SANTELICES / AFP / Getty Images

Los policías involucrados en el asesinato a balazos de una pareja de esposos pastores en el municipio de Villa Altagracia, en República Dominicana, el pasado 30 de marzo, utilizaron dos fusiles, uno de ellos M-16, y otras armas de fuego, indica un reporte este miércoles de El Listín Diario.

Victorino Reyes Navarro, Domingo Perdomo Reyes, Norquis Rodríguez Jiménez, Ángel de Los Santos, Antony Castro Pérez y Juan Samuel Ogando Solis están acusados por los asesinatos de Elizabeth Muñoz y Joel Díaz.

La pareja regresaba de un culto evangélico en Bonao, provincia Monseñor Nouel, al norte de la capital, cuando los oficiales, alegadamente, confundieron el vehículo en el que viajaban con el de delincuentes y la emprendieron a tiros.

Las armas están en manos de las autoridades ya que son parte de las evidencias que presentó la Fiscalía de Villa Altagracia como parte de la audiencia de medida de coerción contra los policías.

El expediente de la fiscalía, como parte del proceso para solicitar el ingreso preventivo a prisión por un año de los oficiales, indica que el agente  Castro Pérez no tiene arma asignada, pero utilizó el fusil M-16 en el tiroteo.

Fátima Sánchez, fiscal titular del municipio de Altagracia, dijo al referido medio que contrario a lo que dice la Policía Nacional sobre los hechos, la investigación que realiza apunta a otras pruebas.

“El Ministerio Público tiene un gran número de evidencias que hasta el momento comprometen la responsabilidad penal de las personas que están imputadas…”, señaló Sánchez según citado por El Listín Diario.

Entre otras cosas, el director de la Policía Nacional, Edward Sánchez González, dijo el lunes a la periodista Alicia Ortega que la denuncia de una pasola robada fue la razón por la que instalaron el retén en Villa Altagracia la noche del crimen.

Pero, según el Ministerio Público, la patrulla policial improvisó un retén en el kilómetro 45 de la Autopista Duarte para controlar el tránsito de vehículos. Sin embargo, presuntamente, los oficiales ni siquiera hicieron contacto visual con la pareja de esposos antes de disparar indiscriminadamente.

“Por lo que al momento de ellos notar la presencia del carro Kia blanco, a bordo del cual se encontraban las víctimas, los agentes policiales inmediatamente sorprendieron a las víctimas con una ráfaga de disparos de diferentes calibres y en diferentes direcciones, sin permitirles que se detuvieran y mucho menos hacer contacto visual con los ocupantes del vehículo”, sostiene la Fiscalía.

El pasado martes 30 de marzo, Elizabeth Muñoz y Joel Díaz murieron tras recibir impactos de bala a eso de las 11 p.m., por agentes policiales que dirigían el retén en Villa Altagracia. La pareja se trasladaba hacia Santo Domingo, por la Autopista Duarte, tras concluir con un servicio religioso.

Las víctimas fatales iban por la carretera en un vehículo KIA color blanco. En el auto, también se encontraban dos personas en la parte trasera, una resultó herida y la otra ilesa.

El caso ha consternado a la comunidad dominicana dentro y fuera del país y ha puesto en cuestionamiento el proceder de la Uniformada, exceso de fuerza por parte de agentes y la corrupción en la agencia que se supone sea de ley y orden.

El propio presidente dominicano, Luis Abinader, condenó la acción de los uniformados, solicitó la destitución inmediata de los oficiales, y pidió perdón a los familiares de las víctimas en nombre del Estado.

Además, Abinader conformó un grupo especial de expertos para una reforma policial a gran escala.

“Reconozco que es posible que en este proceso de trasformación encontremos obstáculos y dificultades y más aún, les quiero advertir que la situación podría empeorar antes incluso de empezar a mejorar. Nos jugamos mucho y hay muchos intereses en juego”, dijo el presidente en una conferencia el lunes.

Agregó que su Administración transformará la Policía “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”.

El incidente, que algunos catalogan de tipo “ejecución”, se produjo a solo horas de que Estados Unidos hiciera público su informe anual sobre los derechos humanos, en el que denuncia que en la República Dominicana se producen asesinatos y torturas por parte de las fuerzas de seguridad.

A ese informe se refirió la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (ADOCCO) en un comunicado en el que califica como “ejecución” la muerte de la pareja.

“La ejecución de la joven pareja, constituye una respuesta al informe el Informe anual de Derechos Humanos correspondiente al año 2020, dado a conocer en el día de ayer, por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en el que hace duras críticas a la República Dominicana, por la corrupción grave del gobierno, especialmente entre altos funcionarios, la impunidad oficial, problemas graves con la independencia del poder judicial, así como denuncias de asesinatos ilegales y arbitrarios por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”, indicó la entidad en un comunicado en su página web el 31 de marzo.