Senadoras demócratas lanzan plan para extender programa de alimentación infantil de verano

Kirsten Gillibrand y Lisa Murkowski presentan en el Senado proyecto que beneficiaría a unos 20 millones de menores de edad, varios de ellos de comunidades latinas

Senadoras demócratas lanzan plan para extender programa de alimentación infantil de verano
Las senadoras demócratas Kirsten Gillibrand y Lisa Murkowski.
Foto: Nicholas Hunt / Getty Images

Los niños de familias de bajos recursos mejoran su alimentación durante el periodo escolar, pero durante el verano es complicado que puedan tener acceso a ese nivel de nutrición, por lo que desde el Senado se impulsa una ley que extienda el programa de alimentación de verano a nivel nacional.

El más reciente reporte del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) indica que la inseguridad alimentaria afectó al 13.6 por ciento de los hogares en 2019, pero esa condición empeoró en 2020 por la pandemia de COVID-19.

En el caso de las comunidades latinas, el problema es mayor que la media nacional, ya que 15.6 por ciento de los hogares tiene inseguridad alimentaria que impacta a los menores de edad.

Según Feeding America, 22 millones de niños dependen del Programa Nacional de Alimentos Escolares para nutrirse en forma gratuita o a precio reducido para sus familias.

El proyecto patrocinado por las senadoras demócratas Kirsten Gillibrand (Nueva York), miembro del Comité de Agricultura, y la senadora Lisa Murkowski (Arkansas), presentaron el proyecto de ley adelantado a este diario.

Con la Ley de Alimentos de Verano se busca mejorar el Programa de Servicios de Alimentos de Verano del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), el cual proporciona a la niñez de bajos ingresos de alimentos nutritivos durante el verano, después de la escuela y cuando las escuelas estén cerradas por vacaciones o situaciones de emergencia.

“El proyecto de ley aumentará la elegibilidad y la participación en los programas de alimentos de verano, facilitará la administración del programa y mejorará el acceso a estos programas cruciales en áreas de difícil acceso, como las comunidades rurales y desatendidas”, indica el plan.

La senadora Gillibrand pide incluir la propuesta en la Reautorización de Nutrición de la Niñez que actualmente se negocia en el Comité Agrícola del Senado.

“Las interrupciones al aprendizaje causadas por la pandemia han profundizado la crisis del hambre en la niñez vulnerable que depende de alimentos provistos en las escuelas para no pasar hambre”, dijo la senadora Gillibrand. “Este proyecto de ley le brindaría a más niños una fuente estable de alimentos cuando las escuelas estén cerradas”.

Agregó que el plan también brindaría recursos para ayudar a las escuelas y a las organizaciones sin fines de lucro a administrar los programas alimentarios.

“Exhorto a mis colegas a que se unan a la senadora Murkowski y a mí en la aprobación de esta medida importante para que todos los estudiantes tengan la oportunidad de crecer fuertes y saludables”, urgió la Gillibrand.

Respaldo de organizaciones

El proyecto es respaldado por organizaciones que ayudan a niños y adolescentes de bajos recursos a mantenerse bien alimentados.

“Esta es una necesidad urgente en nuestras comunidades y estamos comprometidos con enfrentarla. Pero tener que navegar dos programas federales distintos para alimentar a los niños todo el año hace que nuestro trabajo sea más difícil”, dijo Kevin Washington, presidente y director ejecutivo de YMCA.

Agregó que el proyecto de ley crearía mayor eficiencia a los programas de alimentación anual, incluso fondos de transporte para que los menores coman sanamente, aprendan y se diviertan en el verano.

Jim Clark, presidente y director ejecutivo de Boys & Girls Clubs of America consideró que la Ley de Alimentos de Verano ayudará a las organizaciones comunitarias para proveerles a las personas jóvenes el apoyo físico y emocional que necesitan, mientras se enfocan en su educación.

“Los programas federales de nutrición en el verano han sido vitales para comunidades de toda la nación que se enfrentan a la realidad cada vez más crucial de la inseguridad alimentaria”, añadió.

Luis Guardia, presidente del Centro de Investigación y Acción Alimentaria (FRAC, por sus siglas en inglés) alertó sobre la creciente “hambre infantil” en el país, por lo que una ley como la propuesta ayudaría a a atajar ese problema.

“La necesidad de aumentar el alcance de los Programas de Nutrición de Verano es más importante que nunca a medida que las comunidades siguen respondiendo a los efectos del COVID-19 sobre la seguridad alimentaria, la educación y la economía”, consideró.

Sherry Tomasky, directora de asuntos públicos en Hunger Solutions New York, alertó sobre la necesidad de actuar sobre este problema y puso de ejemplo que ocurre en Nueva York durante la pandemia.

“Incluso antes de la pandemia, solo uno de cada tres niños con bajos ingresos en el estado de Nueva York recibía alimentos mediante el Programa de Servicios de Alimentos de Verano, una cifra que es mucho menor que los que dependen de alimentos gratuitos en la escuela”, lamentó.

Qué permitiría la ley

>> La Ley de Alimentos de Verano ayudaría a cerrar la brecha para los 18 millones de niños que están en riesgo de pasar hambre cuando las escuelas están cerradas.

>> Más niños tendrían acceso a comidas saludables.

>> Reduciría la carga de papeleo administrativo para los auspiciadores de programas de alimentos.

>> El mayor impacto sería en las áreas rurales, desatendidas y de difícil acceso, pues incluiría fondos de transportación.

>> Brindará la opción de ofrecer dos comidas y una merienda o tres comidas a la niñez que participa de programas extracurriculares por las tardes.

>> Permitirá que proveedores del Programa de Nutrición de Verano proporciones alimentos a los niños después de emergencias o desastres.