Trabajadores inmigrantes esenciales de Nueva York se unieron a exigencia nacional de “un camino a la ciudadanía”

Exhortan a la Casa Blanca y al Congreso a clarificar una ruta a la legalización de 11 millones de indocumentados

Trabajadores inmigrantes esenciales de Nueva York se unieron a exigencia nacional de “un camino a la ciudadanía”
Desde Corona en Queens decenas de inmigrantes y coaliciones se unieron a una solicitud nacional.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Mientras el abordaje del tema migratorio en varios frentes sigue siendo el más grande desafío de la Administración Biden, este viernes desde el vecindario de Corona, en Queens, organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes se unieron a la petición nacional para que se incluya en el camino hacia la ciudadanía a los trabajadores esenciales que garantizaron que siguieran encendidos algunos motores económicos y de servicios durante la pandemia del COVID-19.

Centenares de manifestantes exigieron a la Casa Blanca y al liderazgo del Senado que se inicien acciones rápidas para sacar de la “oscuridad de la ilegalidad”, a quienes sin temor a enfermarse, continuaron poniendo su hombro en áreas estratégicas como la agricultura, la distribución de alimentos, transporte y servicios básicos.

“Durante 20 años, he vivido en este país que ahora considero mi hogar. He sido un trabajador fundamental y, al igual que yo, hay millones de trabajadores indocumentados en todo el país. Hoy, exigimos al presidente Biden y al Congreso que reconozcan nuestro valor. Deben incluir un camino hacia la ciudadanía en su plan de infraestructura “, dijo Mario Chávez, residente de Queens y miembro de ‘Make the Road New York’ (MRNY).

Este “grito” lanzado desde la Gran Manzana se produce cuando comunidades y coaliciones pro inmigrantes de todo el país también han pedido medidas de emergencia para proporcionar un camino hacia la ciudadanía a 11 millones de indocumentados.

“Queremos ser parte de la recuperación”

El mes pasado el presidente Biden presentó la primera parte de su plan de infraestructura que incluye la inversión de 2 billones de dólares, con el objetivo declarado de crear “millones” de puestos de trabajo y enfrentar a China en el escenario económico mundial. Además de luchar contra el cambio climático.

La primera fase de su programa ‘Reconstruir mejor” implica inversiones que se extenderían a lo largo de ocho años y se financiarían con un aumento del impuesto a la renta empresarial del 21 por ciento actual al 28 por ciento.

El ecuatoriano Manuel Ordóñez, de 65 años, comentó que quienes han venido de otros países han sido parte fundamental para que “este sea el país más grande del mundo y fácilmente pueden integrarse a este plan de recuperación”.

“Fuimos excluidos de todos los paquetes de ayuda federal. No se tomó en cuenta en lo absoluto a quienes arriesgaron sus vidas. Ahora, tenemos una nueva esperanza. Es justo se facilite el paso a la legalización a quienes también generan riquezas”, reaccionó el inmigrante.

En principio la Ley de Ciudadanía que se exige sea aprobada en paralelo en medio de las políticas de reimpulso económico, abriría el telón para que por lo menos cinco millones de trabajadores esenciales indocumentados forman parte de la recuperación postpandémica.

“Es la hora”

Por su parte, Natalia Aristizabal, directora del Centro para la Democracia Popular una de las organizaciones impulsoras de esta solicitud, recordó que la crisis de salud pública hizo más visible que la inmigración forma parte del tejido social prioritario del país.

“Es hora de garantizar que las personas que arriesgan sus vidas, por todos nosotros, puedan acceder a la atención y los recursos que necesitan”, acotó.

La asambleísta colombiana Catalina Cruz que representa a Jackson Heights y Corona lamentó que miles de inmigrantes indocumentados que viven en el país y son la columna vertebral de muchas actividades económicas, se han visto obligados “a vivir en las sombras durante décadas por temor a la deportación”.

También la asambleísta Jessica González-Rojas, describió que todos los días estas comunidades enfrentan la amenaza diaria de un “sistema de inmigración violento y quebrado”.

“Debemos luchar para que finalmente estos trabajadores puedan llamar hogar a este país “, destacó.

En números:

  • 500,000 inmigrantes indocumentados se calcula que residen en la Gran Manzana.
  • 5 millones de inmigrantes indocumentados entrarían en la denominación de “esenciales” en todo el país, especialmente miles de trabajadores agrícolas y de la industria de la alimentación, mantenimiento, transporte y servicios vitales en general.
  • 1.2 millones de trabajadores de Nueva York siguen excluidos de recibir ayuda por desempleo, cheques de estímulo y otros programas de ayuda financiera.
  • 265,000 trabajadores sin papeles, quedaron desempleados la Gran Manzana en el pico de la crisis pandémica que se inició el pasado mes de marzo de 2020.
  • 3 propuestas legislativas dirigidas a legalizar a los inmigrantes indocumentados, que además son trabajadores esenciales, ya tienen presencia en el Congreso.