Los 6 más graves efectos secundarios de comer comida rápida con regularidad

Las comidas rápidas son el enemigo más letal de la salud y el peso corporal. Su alto valor calórico y bajo aporte nutricional, se relaciona con afectaciones en el estado de ánimo, niveles de energía, digestión y el funcionamiento cognitivo

Los 6 más graves efectos secundarios de comer comida rápida con regularidad
Las comidas rápidas son una de las principales causas de obesidad en el mundo.
Foto: Imagen de Pexels en Pixabay / Pixabay

La comida rápida no solo es barata, es conveniente, accesible y por supuesto deliciosa. Sin lugar a dudas es la alternativa más popular para los días con prisa, con poco de tiempo de cocinar o simplemente para cuando queremos darnos un gusto culposo. Sin embargo el excesivo consumo de este tipo de comidas, es un mal que aqueja a la sociedad moderna y que se asocia con graves consecuencias para la salud a largo plazo. Lo cierto es que cada día existen más opciones de comidas rápidas y su crecimiento es alarmante. De hecho se cuenta con información liberada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en la cual se confirman datos preocupantes: 1 de cada 3 adultos estadounidenses consumen comida rápida más de un día determinado de la semana.

La realidad es que consumir de forma recurrente este tipo de comidas, trae consigo muchos problemas y uno de los principales es que la esperanza de vida se corta considerablemente. Los estudios han encontrado que cuanto mayor es la proporción de restaurantes de comida rápida con respecto a las tiendas de abarrotes y los vendedores de productos locales cerca de casa, mayor es la prevalencia de obesidad y diabetes. que aumentan el riesgo de muerte prematura, en esas comunidades.

Lo cierto es que en la mayoría de los casos, la comida rápida está altamente procesada y contiene grandes cantidades de carbohidratos, azúcar agregada, grasas no saludables y sodio. Estos alimentos casi siempre tienen un alto contenido de calorías y ofrecen poca nutrición, muchos los llaman “calorías vacías.” De tal modo que consumirla ocasionalmente no simboliza mayor problema, sin embargo cuando este tipo de comidas reemplazan con frecuencia los alimentos integrales nutritivos en la dieta, afectan la salud y cualquier esfuerzo de pérdida de peso. Con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar los 6 efectos secundarios más graves de seguir una dieta con un alto consumo de comida rápida, cabe mencionar que todos pueden sucederle al cuerpo en un período de tiempo relativamente corto.

1. Te sentirás apático y letárgico

Existen varios factores de las comida rápidas que activan nuestro estado de apatía, cansancio, fatiga y en general poca energía. En principio las grandes porciones hacen que comamos en exceso y con ello la digestión se hace mucho más lenta, la consecuencia principal es el típico sueño y apatía que da después de comer mucho. Además su alto contenido en grasa nos hace sentir, harinas refinadas, sodio y azúcares, suele alterar el estado de ánimo.

2. Mayor riesgo de sufrir afecciones cutáneas

Comer comida rápida no solo afecta la salud y el peso, también se relaciona con daños considerables en la piel. De hecho una alimentación deficiente es una de las principales causas de las afecciones cutáneas más comunes como el acné, eczema, erupciones y enrojecimiento. Muy al contrario de lo que podríamos pensar la causa directa no es el chocolate, ni los alimentos fritos ¡Son los azúcares simples, la harina blanca y los carbohidratos vacíos! Este tipo de alimentos afectan al función de los antioxidantes en la piel y son altamente inflamatorios. 

3. Hinchazón e inflamación estomacal

Uno de los aspectos más preocupantes de las comidas rápidas es su alto contenido en sodio, el cual no solo afecta directamente la salud cardiovascular. El exceso de sodio es una de las principales causas de la inflamación y retención de líquidos. Lo peor de todo es que es una sustancia que suele agregarse en muchas formas en este tipo de comidas, algunos de los aditivos más populares son: glutamato monosódico (MSG), nitrito de sodio, sacarina de sodio, bicarbonato de sodio (bicarbonato de sodio) y benzoato de sodio, que se utilizan como aromatizantes o conservantes. Con respecto a los límites de sodio en la dieta, se sugiere que los adultos permanezcan por debajo de los 1,500 miligramos por día y nunca deben consumir más de 2,300 miligramos por día. Para que te des una idea más clara y lo pienses mejor: una sola comida rápida puede superar los 2.300 miligramos. 

4. Menor memoria y funcionamiento cognitivo 

Las comidas rápidas como las hamburguesas con tocino, algunos alimentos fritos y los batidos suelen tener un alto contenido de grasas saturadas. No es ninguna novedad decir, que desde hace mucho tiempo se ha comprobado que las grasas saturadas pueden afectar negativamente al corazón, pero también hay investigaciones que sugieren que la ingesta alta de este tipo de grasas puede afectar negativamente la función cerebral y la memoria. Por lo tanto, de acuerdo con médicos expertos: una mayor ingesta de ácidos grasos saturados puede afectar la velocidad y la flexibilidad de la memoria y la memoria prospectiva.

5. Posible estreñimiento 

En los últimos meses las tendencias de nutrición no dejan de recordarnos lo importante que es consumir la cantidad adecuada de fibra, es por ello que es de vital importancia consumir verduras, frutas, granos integrales, nueces y semillas. La fibra dietética juega un papel dominante en el sistema digestivo y además es clave en la pérdida de peso, gracias a su potencial saciante. La fibra ayuda a que el tracto digestivo funcione correctamente, ya que elimina los desechos del cuerpo. Puede ayudar a reducir el colesterol y mantener normales los niveles de azúcar en sangre. Desafortunadamente, la mayoría de las comidas rápidas contienen muy pobres niveles de fibra y su consumo recurrente suele asociarse rápidamente con un mayor índice de estreñimiento. 

6. Mayor riesgo de padecer obesidad 

La más evidente consecuencia de un constante consumo de comidas rápidas, sin lugar a dudas es que se registrará un enorme aumento de calorías (en gran parte vacías) que consumiría por comida. La ingesta alta de calorías puede conducir a la obesidad, lo que lo pone en riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Se cuenta con un estudio reciente publicado en el Journal of the American College of Nutrición, en el cual los adultos que informaron haber comido comida rápida en al menos uno de los dos días en los que fueron encuestados por los investigadores tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto que aquellos que no comieron comida rápida. No es ninguna sorpresa decir que los investigadores concluyeron que el consumo frecuente de comida rápida puede contribuir al aumento de peso.

Te puede interesar: