Cómo el alto consumo de alcohol puede hacerte más propenso a las fracturas de huesos

El alcohol puede contribuir de distintas formas a degradar tus huesos y a aumentar la posibilidad de que se rompan; los alcohólicos tienen un mayor riesgo de sufrir fracturas graves como la de cadera

Cómo el alto consumo de alcohol puede hacerte más propenso a las fracturas de huesos
El alcohol puede interferir con la absorción de calcio en los huesos.
Foto: energepic.com / Pexels

El consumo de alcohol afecta la salud de tu cuerpo, esto incluye la salud ósea. Un consumo excesivo y prolongado de alcohol puede hacerte sufrir de osteoporosis, ya que propicia que los huesos se vuelvan menos densos y que haya un mayor riesgo de fracturas.

El Centro Nacional de Recursos de Osteoporosis y Enfermedades Óseas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) señala que el consumo excesivo de alcohol se ha relacionado el mayor riesgo de fracturas, entre ellas la más grave, que es la fractura de cadera. También se indica que las fracturas vertebrales son más comunes en los bebedores crónicos.

La osteoporosis se describe como una enfermedad silenciosa porque puede progresar durante muchos años sin síntomas hasta que se produce una fractura, que puede provocar un dolor y una discapacidad importante.

¿Cómo el alcohol daña los huesos?

Hay distintas maneras en las que el exceso de alcohol afecta la salud de los huesos. El alcohol interfiere con la producción de vitamina D, una vitamina que es necesaria para la absorción del calcio.

El consumo de alcohol también puede afectar la producción de hormonas que intervienen en la salud ósea, como son la testosterona, el estrógeno y el cortisol.

Los NIH explican que los hombres con alcoholismo pueden producir menos testosterona, la cual está relacionada con la producción de células que estimulan la formación de hueso. El abuso del alcohol en mujeres puede reducir los niveles de estrógeno y aumentar el riesgo de osteoporosis. En hombres y mujeres con alcoholismo los niveles de cortisol pueden elevarse, lo que también contribuye a la degradación de los huesos.

Por último, el consumo de alcohol afecta el equilibrio y provoca dificultad para caminar, lo cual hace propenso al bebedor a tener más caídas que una persona sobria. Además, es más fácil que se rompan unos huesos débiles. Abstenerse del consumo de alcohol puede ayudar a restaurar parcialmente la pérdida ósea.

Otra manera importante de procurar la salud ósea es con una dieta saludable y equilibrada que aporte los nutrientes imprescindibles para los huesos, entre ellos está el calcio y la vitamina D.

Es importante obtener suficiente calcio a través de los alimentos que comemos ya que el cuerpo no puede producir su propio calcio.  La Fundación Nacional de Osteoporosis explica que todos los días perdemos calcio a través de la piel, las uñas, el cabello, el sudor, la orina y las heces. El problema es que “cuando no obtenemos el calcio que nuestro cuerpo necesita, lo extraen nuestros huesos”.

El alcohol no es lo único que puede debilitar tus huesos. También hay otros alimentos y bebidas que pueden disminuir la absorción del calcio y provocar que el cuerpo pierda más de lo debido. Entre estos alimentos se encuentran aquellos que son ricos en sal, como las carnes frías y otros alimentos altamente procesados.

Te puede interesar: