Clienta racista de Burger King en Florida insulta a empleada negra y le lanza el “Whopper”

La presunta agresora estaba molesta porque el tomate en la hamburguesa era muy fino y llamó "estúpida negra pu**" a la víctima en pleno restaurante de comida rápida

Clienta racista de Burger King en Florida insulta a empleada negra y le lanza el “Whopper”
Imagen de archivo con el logo de Burger King.
Foto: Bruce Bennett / Getty Images

Una anciana la emprendió con un “Whopper” contra una empleada negra en una Burger King en Florida al tiempo que le lanzaba insultos racistas porque el tomate en su orden era muy fino.

Judith Ann Black, de 77 años, fue detenida el 30 de abril en relación con el incidente por oficiales de la policía en Wildwood, según un reporte de The Smoking Gun esta semana.

“Ella declaró que se molestó porque la víctima no arregló el problema”, señala el reporte de las autoridades, y que por eso le tiró la hamburguesa que tenía en la mano. “Cuando fue confrontada, la Sra. Black alegó que ella no golpeó a la víctima con la hamburguesa“, precisó la Policía.

La imputada admitió haber llamado a la trabajadora “estúpida negra pu**”, entre otros calificativos despectivos por su color de piel.

La empleada le dijo a los oficiales que la clienta le estaba gritando mientras se encontraba en el mostrador.

“Cuando la víctima se dio la vuelta, Black procedió a lanzarle el Whopper, impactándola en la espalda, justo debajo del cuello en contra de su voluntad”, precisa la información disponible hasta el momento sobre el altercado. “Luego Black salió del restaurante de comida rápida hacia su vehículo, seguida de su esposo, y abandonó el lugar”.

La víctima y otra empleada salieron al exterior y escucharon cuando la agresora la llamó “nigg**”, forma ofensiva de llamar a los negros.

Videos de testigos en el interior del Burger King dan cuenta de los hechos.

Agentes policiales dieron con la sospechosa a través de la tablilla del vehículo de su esposo.

La mujer enfrenta cargos de agresión, pero por el lenguaje racista que utilizó contra la víctima, el delito se clasifica como de tercer grado.

Black, quien vivie en The Villages, una comunidad de retirados, fue liberada tras pagar una fianza de $2,500 dólares.