¿Por qué esta semana el tema del cuarto cheque de estímulo podría resurgir en el Congreso?

Esta semana los congresistas vuelven tras un receso y se espera la discusión sobre el Plan de Empleos Estadounidense y el Plan para Familias Estadounidenses

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer.
Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Después de varios días de receso, esta semana los congresistas vuelven al Capitolio y tienen como prioridad la agenda económica del presidente Joe Biden.

Hay varios problemas que enfrentan los líderes demócratas, pero el principal es crear una ruta bipartidista para aprobar el Plan de Empleos Estadounidense y el Plan para Familias Estadounidenses, de $2.25 billones de dólares y $1.8 billones de dólares, respectivamente.

También un grupo de más de 70 representantes y senadores podrían poner sobre la mesa la opción de un cuarto cheque de estímulo, luego de que el presidente Biden hiciera caso omiso a sus peticiones formales por medio de dos cartas firmadas por miembros de alto rango, incluido el presidente del Comité de Presupuesto del Senado, Bernie Sanders (Vermont).

Sobre ese plan, ninguno de los líderes demócratas, Nancy Pelosi (California), presidenta de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer (Nueva York), líder de la mayoría del Senado, se han expresado públicamente a favor.

Según fuentes consultadas por este diario es difícil que el plan de un cuarto cheque de estímulo avance en el Congreso, aunado a que no hay un proyecto concreto para integrarlo al paquete económico del presidente Biden.

Los demócratas deben reagruparse para aprobar los proyectos que representan inversiones de $4 billones de dólares del presidente y es posible que lo intenten hacer con la regla de Reconciliación, la misma que aplicaron para el Plan de Rescate Estadounidense.

Uno de los mayores retos será la aprobación del gasto para distintos beneficios directos a las familias, como la extensión a 2025 del Crédito Fiscal por Hijo, el cual enviaría $3,600 dólares anuales por menor de 6 años y hasta $3,000 dólares para menores de entre 6 y 17 años.

Aunado a ello, grupos de activistas han presionado tanto al presidente Biden como a congresistas para que se integre a las aprobaciones una reforma migratoria modificada, que permita la ciudadanía a unos cinco millones de indocumentados, considerados trabajadores esenciales y entre quienes se encuentran los ‘dreamers’.

El escenario no es sencillo y mucho menos para un cuarto cheque de estímulo, el cual ha estado en la opinión pública luego de los comentarios de la portavoz Jen Psaki, de que “se esperaría” a ver lo que proponen los congresistas sobre una ayuda similar a los $1,400 dólares.

Los republicanos están prácticamente en contra de los proyectos del presidente Biden y el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), adelantó que se enfocará a “detener a la actual administración”.

Sin embargo, los demócratas están dispuestos a echar mano de los recursos disponibles, como la mencionada regla de Reconciliación, que no requeriría votos republicanos, aunque hay algunos que podrían afectar ese plan, como Joe Manchin (West Virginia).

“Se trata de aprovechar el momento. El momento es ahora”, consideró la representante demócrata Rosa DeLauro (Connecticut), presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

Mejora la economía

La semana pasada, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen defendió la importancia del cheque de estímulo que sigue siendo distribuido por IRS, al destacar que ha permitido un incremento en el consumo.

“Vimos un gasto muy sólido (gasto de los consumidores) en el primer trimestre del año”, indicó en conferencia de prensa. “Los controles de estímulo que se emitieron estimularon un aumento en el gasto. Estamos viendo que los servicios comienzan a recuperarse desde niveles muy bajos”.

Agregó que el ARP continuará dando beneficios conforme se liberen nuevos fondos de distintos programas, al tiempo que avanza el plan de vacunación a nivel nacional.

“No tengo absolutamente ninguna duda de que el dinero que la ARP ha puesto y seguirá distribuyendo en los próximos meses va a impulsar el gasto”, insistió. “Y a medida que los espacios se abren con más éxito con las vacunas durante la pandemia, la gente volverá a salir a comer, a viajar y a hacer todo lo que hacía”.

Reconoció que EE.UU. todavía está debajo de su mejor momento en cuanto a ocupación laboral, pero vislumbró una recuperación.

“Todavía estamos por debajo de 8.2 millones de empleos netos desde donde estábamos en febrero de 2020”, dijo. “Ese es un gran agujero y vamos a devolver el golpe, pero… va a tomar un poco de tiempo”.

Yellen no mencionó un cuarto cheque de estímulo como parte de los planes económicos de la Administración Biden.