Sus compañeros de trabajo no la invitaban a comer pizza y juez ordena que la compensen con $32,000 por discriminación

Los otros trabajadores de la empresa no invitaban a comer a la recepcionista como represalia después de que ella denunciara a un compañero por un comportamiento inapropiado

Sus compañeros de trabajo no la invitaban a comer pizza y juez ordena que la compensen con $32,000 por discriminación
Un tribunal británico le ordenó a la compañía que tendría que darle $32,000 dólares a la recepcionista por discriminación.
Foto: marckbass8 / Pixabay

No sería descabellado decir que a prácticamente a todas las personas les encanta la pizza. Y es que, además de ser un platillo fácil de pedir, se presta también para impulsar la convivencia. Esto lo saben algunas empresas, que tienen entre sus actividades de socialización el darles pizzas a sus empleados en un determinado día.

Esto es lo que hacía una empresa concesionara de automóviles del Reino Unido con sus trabajadores, pero ocurrió que los empleados excluían de esta convivencia de ‘viernes de pizza’ a una recepcionista.

Debido a este trato despectivo, un tribunal británico le ordenó a la compañía que tendría que darle $32,000 dólares a la recepcionista por discriminación.

El último viernes de cada mes, la gerencia de la empresa Hartwell Ford in Watford, del Reino Unido, pedía comida para toda la oficina. A esta convivencia se le conocía como ‘viernes de pizza’, ya que era la comida que más solían pedir. El problema es que nunca le daban comida a la recepcionista Malgorzata Lewicka.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, a todos los trabajadores se les preguntaba de qué restaurante querían su comida, y al final la empresa pedía la comida que más votos tenía.

Cuando Lewicka se unió a la empres en 2014, sí se le permitió participar en esta actividad, pero todo cambió en marzo de 2018, que fue cuando acusó a un colega de discriminación sexual.

Una investigación de la empresa, demostró que en efecto el colega acusado se había comportado de manera inapropiada y fue castigado con una advertencia escrita.

Aunque las acusaciones de Lewicka resultaron ser ciertas, ella dijo que se sintió castigada por sus compañeros de trabajo, ya que, según el testimonio presentado ante el tribunal, varios empleados de Hartwell Ford se negaron a hablar con Lewicka después de que ella presentó la denuncia, según se informó en Yahoo.

En enero de 2019, Lewicka fue despedida después de que la empresa decidiera que su puesto debía ser un puesto de tiempo completo. Y es que la mujer estaba trabajando solamente por medio tiempo, ya que era madre soltera.

Hartwell afirmó que Lewicka fue excluida del ‘viernes de pizza’ porque terminaba su jornada laboral a la 1 p.m., pero la jueza Jennifer Bartlett no creyó esta excusa, ya que Lewicka había sido invitada a participar en el convivio durante sus años anteriores en la compañía.

La juez Bartlett dictaminó que el tratamiento de Lewicka equivalía a discriminación sexual y que la empresa Hartwell se había involucrado en una campaña de victimización, por lo que le ordenó que pagara a Lewicka 23,000 libras esterlinas (unos $32.000 dólares) en concepto de daños.

–También te puede interesar: Cuántos seguidores debes tener en YouTube, Instagram o TikTok para ganar $100,000 al año