FBI investiga denuncia de esclavitud de más de 200 trabajadores inmigrantes en Nueva Jersey

Hombres traídos de India dicen que les quitaban los pasaportes y debían laborar 13 horas diarias por apenas $50 al mes

FBI investiga denuncia de esclavitud de más de 200 trabajadores inmigrantes en Nueva Jersey
Agentes de FBI.
Foto: ROBYN BECK/AFP/Getty Images

Cientos de trabajadores traídos de India fueron supuestamente obligados a trabajar por unos pocos dólares al día y sin libertad de movimiento para ayudar a construir un enorme templo hindú en Nueva Jersey, según una demanda judicial.

La demanda federal, presentada por los trabajadores, acusa a la prominente secta hindú conocida como Bochasanwasi Akshar Purushottam Swaminarayan Sanstha (BAPS), de tráfico de personas y violaciones de la ley salarial.

Agentes del FBI llegaron el martes al complejo en expansión ubicado en Robbinsville, cerca de Trenton (capital estatal), en “actividad policial autorizada por la corte”, dijo un portavoz de la agencia federal, sin dar más detalles.

La demanda busca salarios impagos y daños compensatorios y punitivos no especificados. La organización mundial BAPS está acusada de traer al país a más de 200 hombres de casta inferior de India que no hablan inglés, afirmando que eran voluntarios religiosos. Pero cuando llegaban a Nueva Jersey supuestamente les confiscaron los pasaportes.

Fueron obligados a trabajar en el templo 13 horas diarias, de 6:30 a.m. a 7:30 p.m., por alrededor de $1.20 dólares la hora, alegan los documentos judiciales. En la práctica, supuestamente solo recibían $50 en efectivo por mes, y el resto se depositaba en sus cuentas en India.

El templo ornamentado, hecho de mármol italiano e indio, se encuentra en un sitio de 162 acres, detalló New Yok Post. Según la demanda, los trabajadores explotados fueron mantenidos en un recinto con rejas en la propiedad, monitoreados con cámaras y guardias.

Se les dijo que si intentaban irse, la policía los arrestaría porque no tenían sus pasaportes, alega la demanda. Daniel Werner, abogado que representa a varios de los trabajadores, calificó de “impactante que esto suceda en nuestro patio trasero”.

“Es aún más perturbador que haya sucedido durante años en Nueva Jersey detrás de los muros del templo”, dijo Werner. Algunos de los trabajadores habrían estado en el lugar durante años y no se les permitió salir a menos que estuvieran acompañados por alguien de BAPS, afirmó el abogado.

Un portavoz de BAPS dijo a Associated Press que la organización fue informada por primera vez de las acusaciones el martes temprano. “Los estamos tomando muy en serio y revisamos a fondo los problemas planteados”, afirmó Matthew Frankel.