Corte Suprema escuchará caso de aborto que podría tener impacto a nivel nacional

El Máximo Tribunal aceptó atender la disputa 'Dobbs v. Jackson Women's Health Organization' sobre una ley en Mississippi; la decisión podría reorientar lo establecido con 'Roe v. Wade'

Corte Suprema escuchará caso de aborto que podría tener impacto a nivel nacional
La Corte Suprema es controlada por conservadores 6-3.
Foto: Al Drago / Getty Images

La Corte Suprema indicó este lunes que escuchará un caso sobre aborto que desafía una ley en Mississippi y cuyo resultado final ante los ministros podría tener impacto a nivel nacional.

El asunto Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization disputa la norma que prohíbe casi todos los abortos después de la semana 15 de embarazo y, al ser tomado por el Máximo Tribunal, se convertirá en el primer caso de aborto en ser completamente argumentado ante los jueces.

“La petición de un auto de certiorari se concede limitada a la Pregunta 1 presentada por el peticionario”, indica la Corte Suprema.

Se refiere a que Mississippi sugiere que hay un circuito dividido en cuanto al estándar bajo el cual los tribunales analizan las prohibiciones del aborto antes que la viabilidad.

La pregunta que abre es “si todas las prohibiciones previas a la viabilidad de los abortos electivos son inconstitucionales”.

La respuesta de los jueces, según su decisión tras escuchar argumentos, podría usar este caso como una forma de poner fin a la regla de que una madre tome la decisión final de “interrumpir su embarazo antes de la viabilidad”.

La ley de Mississippi se aprobó en 2018 y prohíbe todos los abortos después de las 15 semanas de embarazo, a excepción de cuando haya “una emergencia médica o en el caso de una anomalía fetal grave”. La norma se aplica incluso antes de que el feto sea viable, es decir, que pueda sobrevivir fuera del útero.

La Corte Suprema ha señalado que un Estado no puede prohibir a ninguna mujer tomar “la decisión final de interrumpir su embarazo antes de que sea viable”, como se estableció en un asunto de Pensilvania en junio de 1992.

El caso llegó al Máximo Tribunal luego de que una corte de apelaciones derogó la ley de Mississippi, bajo el argumento de decisiones previas de la Corte Suprema.

La voz de la jueza Barrett

Un elemento a tomar en cuenta es que la actual Corte Suprema es mayoritariamente conservadora, aunado a que la jueza Amy Coney Barrett, quien se sumó al panel en octubre pasado, ha estado en contra del aborto.

Durante las audiencias para su confirmación ante el Comité Judicial del Senado, Barrett levantó suspicacias por su posición sobre distintos casos de aborto, lo que daría al Supremo una votación 6-3 con respecto a estos temas.

La preocupación de activistas es que haya un retroceso sobre Roe v. Wade, lo cual ha permitido reformas estatales sobre el derecho al aborto.

La jueza Barrett es considerada una conservadora que inclina la balanza hacia ese lado, fue nominada por el presidente Donald Trump, tras el fallecimiento de la jueza Ruth Bader Ginsburg, quien tenía un perfil prácticamente opuesto.