Los demócratas están listos para aprobar reforma migratoria sin ayuda de republicanos

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el representante Raúl Ruiz, presidente del Caucus Hispano en el Congreso, adelantaron que trabajan en un plan B para crear el camino a la ciudadanía para indocumentados

Los demócratas en el Congreso tienen cuatro proyectos a favor de inmigrantes, incluidos indocumentados.
Los demócratas en el Congreso tienen cuatro proyectos a favor de inmigrantes, incluidos indocumentados.
Foto: Brent Stirton / Getty Images

Aunque reconocen la importancia del apoyo republicano para la reforma migratoria que daría ciudadanía a 11 millones de indocumentados, los demócratas en el Congreso están listos para presentar un proyecto bajo la regla de Reconciliación, que facilitaría la aprobación a la mayoría en el Senado.

Así lo expresó representante Raúl Ruiz (California), presidente del Caucus Hispano en el Congreso, durante un evento virtual organizado por la coalición We are home (Estamos en casa).

“No esperaremos la oportunidad en lograr la ciudadanía para indocumentados, ‘dreamers’, portadores de TPS, trabajadores agrícolas”, dijo Ruiz, quien agregó que hay cuatro propuestas legislativas actualmente, pero conforme avancen las negociaciones se decidirá la mejor estrategia, aunque adelantó que se apegarían a la regla de Reconciliación. “Tenemos los argumentos”, afirmó.

Explicó que de esa forma los demócratas no necesitarían a 10 republicanos para avalar una reforma migratoria en el Senado, ya que la regla permite hacer modificaciones que impactan al presupuesto federal, el cual se incrementaría al otorgar la ciudadanía a indocumentados.

Enlistó que entre los beneficios se estiman $1.4 billones de dólares para las arcas del país, además de dos millones de trabajos mejor remunerados, lo que aumentaría el ingreso familiar y, por ende, la calidad de vida.

“Estamos trabajando para integrarlo en esa discusión”, insistió Ruiz. “Tenemos un caso muy fuerte para presentar”.

En el evento también participó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), quien estableció el tono que siguió Ruiz, aunque fue menos firme sobre empujar el plan sobre la regla de Reconciliación, pero dijo claramente: “El momento es ahora”.

“El poder y la amplitud de nuestro movimiento es innegable, y hoy cientos de inmigrantes recordarán a los demócratas que deben usar su mayoría para ganar la (reforma) migratoria”, dijo Pelosi. “El mensaje para los republicanos es que damos la bienvenida al bipartidismo genuino, pero no toleraremos los esfuerzos para desacelerar o descarrilar la reforma”.

Pelosi destacó la importancia y el momento aprobar ahora un cambio legislativo que beneficie a ‘dreamers’, personas bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), no-ciudadanos con otras protecciones, como DED y trabajadores agrícolas.

“Cientos de inmigrantes, sus familias, amigos y simpatizantes de todo el país se están uniendo para participar en una verdadera tradición estadounidense: la oportunidad de interactuar directamente con sus miembros del Congreso”, dijo al participar en el encuentro.

Recordó que el presidente Joe Biden está comprometido con un plan, algo que el mandatario expresó en su primer mensaje ante el Congreso, donde pidió aprobar “al menos”, la ciudadanía para trabajadores esenciales.

“El presidente Biden está comprometido con un camino hacia la ciudadanía”, dijo Pelosi. “Ahora es el momento de que el Congreso actúe y finalmente traiga una solución permanente para los inmigrantes y sus familias”.

23 años de miedo

Cristina Medina es una trabajadora agrícola que labora en la industria de uvas y nueces, es parte de la UFW Fundation y lleva 23 años viviendo en los Estados Unidos con miedo a ser deportada.

Durante 15 años ha trabajado en el campo, donde reconoce que hay abusos que podrían enfrentarse mejor con una protección migratoria.

“Vivo en la oscuridad, porque pienso que algún día no volveré a ver a mis hijos”, expresó. “Mi oscuridad también es porque tengo 25 años de no ver a mis padres… Le pido a Dios que haya una amnistía para indocumentados, porque tengo miedo de no volver a mi país a ver a mis padres”.

Cristina vive en California y contó que todos los días se levanta a las tres de la madrugada para ir al trabajo, debe dejar a sus hijos pequeños con alguien a quien paga, pero no siempre sabe cómo es el cuidado. “Es duro dejar a mis hijos”, expresó.

Agregó que su esposo también trabaja en el campo y se sienten orgullosos de contribuir al país, pero pidió a legisladores “ablandar su corazón” y aprobar una reforma.

“Me siento orgullosa de trabajar en el campo, de ser una campesina, para qur toda esta comida vaya a sus mesas”, expresó.

Qué ocurre en el Congreso

La Cámara de Representantes aprobó la Ley de Sueño y Promesa para beneficiar a los ‘dreamers’ y portadores de TPS, además de la Ley para Trabajadores Agrícolas. Ambas requieren su paso por el Senado.

Sin embargo, hay otros dos proyectos más amplios, como la Ley de Trabajadores Esenciales, que integra todos los inmigrantes mencionados en las primeras dos legislaciones y con la cual se estima que cinco millones de indocumentados obtendrían la ciudadanía.

Además está la Ley de Ciudadanía 2021, propuesta por el presidente Biden, la cual contempla cambios de fondo al sistema migratorio, seguridad en la frontera, además de beneficiar a 11 millones de indocumentados.

Ruiz indicó que las mesas de trabajo han sido intensas con el Senado, con reuniones con el líder de la mayoría, Chuck Schumer (Nueva York), y el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey), quien trabaja la reforma impulsada por Biden.

Schumer ya había adelantado que se analiza un plan B para aprobar la reforma migratoria sin apoyo republicanos.

Todavía no hay una ruta concreta sobre los tiempos de aprobación, pero el representante Ruiz reconoce que el periodo es “corto”. Un plan concreto podría ocurrir en julio, tomando en cuenta el calendario del Congreso.