Cinco secretos que desconoces al subir a un avión

Esta información te hará disfrutar más tu próximo vuelo

Cinco secretos que desconoces al subir a un avión
Foto: Gerrie van der Walt / Unsplash
Si hay algo que muchos han extrañado en esta pandemia es viajar. Y es que no hay nada más rico que visitar la familia, irse de vacaciones y desconectarse del estrés cotidiano. ¿Y tú, deseas escaparte? Sea que tomes un avión pronto o más adelante, quiero contarte cinco secretos que cambiarán tu manera de viajar.

Las turbulencias no son tan peligrosas: Tan pronto empieza a temblar todo y escuches al capitán decir que mantengan los cinturones abrochados, no pienses que vas a morir trágicamente, mejor mira la cara de los asistentes de vuelo. Si ellos están tranquilos, significa que es una turbulencia más. De ser algo grave, el capitán llamaría a las azafatas y sus rostros serían preocupantes.

El agua no es limpia: Y no me refiero al líquido del inodoro; esa agua del lavamanos no es como la que sale por el grifo de tu casa. Así que, si vas a cepillar tus dientes o lavarte las manos, lleva una botellita de agua contigo al baño.
Las bebidas son ilimitadas: ¿Te gustaría repetir café, tomarte otra soda y más tarde pedir un jugo? Pues, hazlo; en los vuelos no existen reglas que limiten las bebidas no alcohólicas.

Puedes salir sordo de un vuelo: El volúmen de aire en tu oído se expande al subir la presión y se contrae cuando desciende, haciendo que muchos se tapen la nariz y expulsen el aire por los oídos para “explotarlos”,  lo cual es muy peligroso. Puedes inflamar los tímpanos y si estás resfriado hasta podrías causarte una sordera. Mejor, masca chicle, bosteza o toma agua.

El celular no interfiere: Se dice que las ondas electromagnéticas podrían causar interferencia en la comunicación aérea, pero la realidad de apagar los dispositivos electrónicos al despegar y aterrizar es porque esos dos momentos, son los más peligrosos de un vuelo y el capitán necesita total atención por parte de los pasajeros en caso de una emergencia.
Espero que disfrutes tu próximo vuelo.Y si es tan tranquilo que al aterrizar no se siente que el avión “tocó tierra”, al salir agradece y felicita al capitán. No hay nada más gratificante para un piloto que lograr un aterrizaje liviano. Le alegrarás el día y el tuyo también.