Arrestaron a dos jóvenes hispanos por el macabro asesinato de un anciano en un cementerio

María Elizabeth Peña-Echevarría de 18 años enfrenta posible pena de muerte en Carolina del Norte en caso de ser hallada culpable del crimen

Crimen en Carolina del Norte.
Crimen en Carolina del Norte.
Foto: Raleigh Police Department / Cortesía

La semana pasada un macabro hallazgo en un cementerio consternó a Carolina del Norte. Un hombre de 69 años, aficionado a construir aviones a escala, fue hallado muerto en el campo santo.

Esta semana dos adolescentes hispanos fueron arrestados en relación con el crimen. Los implicados están acusados de ayudar a otra joven de 18 años en el sangriento ataque que “no fue completamente aleatorio”.

Johnathan Daniel Villanueva-Galer, de 19 años, fue arrestado el martes y acusado de asesinato por el asesinato de James Taylor, de 69 años.

El sábado María Elizabeth Peña-Echevarría, de 18 años, había sido apresada por el mismo caso.

Otro sospechoso de 16 años que no ha sido identificado, también está bajo custodia.

El cadáver de Taylor fue encontrado en el Cementerio Mount Olivet en Raleigh el viernes por la noche. La persona que llamó al 911 informó que encontró ropa, zapatos, guantes de látex y manchas de sangre

María Peña-Echeverría fue arrestada el sábado bajo cargos de asesinato derivado de su presunta colaboración en el crimen. El martes compareció ante la Corte por primera vez.

Un juez del condado de Wake dijo que la mujer enfrenta cadena perpetua sin libertad condicional o pena de muerte si la declaran culpable. Permanecerá en la cárcel sin derecho a fianza a la espera de su próxima comparecencia el 21 de junio.

Según el fiscal, el crimen no habría sido del todo aleatorio, aunque no dio más detalles.

No se ha revelado un posible móvil, y los investigadores también se niegan a revelar cómo murió Taylor, pues podrían poner en peligro la investigación.

La policía llegó al cementerio de Mount Olivet después de recibir una llamada al 911 de un empleado del estado de Carolina del Norte. El testigo dijo que observó a tres personas pasar corriendo junto a su automóvil, y una de ellas saltó sobre una cerca.

Los sospechosos corrieron hacia una camioneta y un sedán que luego se dirigió a Reedy Creek Road.

Cuando el testigo ingresó al cementerio, dijo que descubrió ropa en el suelo, por lo que pensó que los sujetos solo habían estado jugando ahí, pero luego se encontró con un camino de sangre.

Residentes aseguraron a CBS17 que Taylor era muy conocido y querido entre los aficionados de los constructores de aviones a escala.

Un amigo cercano de Taylor, David Hogue, lo describió como una de las personas más agradables que jamás haya conocido. Siempre dispuesto a ayudar, siempre dispuesto a prestar cualquier herramienta.

“Literalmente te daría su camiseta si la necesitaras”.