Ikea recibe multa por más de $1 millón de dólares en Francia por espiar a clientes y trabajadores

Desde estas revelaciones de espionaje, la empresa Ikea despidió a cuatro ejecutivos e introdujo un nuevo código de conducta, también analiza si apelará la multa

Ikea recibe multa por más de $1 millón de dólares en Francia por espiar a clientes y trabajadores
La información recopilada por ejecutivos de Ikea incluía detalles sobre el estilo de vida de las personas y cualquier condena penal anterior que ellos tuvieran.
Foto: Hector Vivas / Getty Images

Ikea, la famosa tienda de muebles y artículos para el hogar, tendrá que pagar Є1.1 millones de euros (cerca de $1.3 millones de dólares) en multas y daños después de que un tribunal francés declara a la empresa culpable de espiar a los trabajadores.

Dos ex ejecutivos de Ikea Francia, Jean-Louis Baillot y  Jean-François Paris, también fueron multados por hacer un elaborado plan para recopilar información sobre cientos de empleados, solicitantes de empleo e incluso clientes durante varios años, todo esto utilizando detectives privados y fuentes policiales.

Además de la multa de €50,000 euros (cerca de $59,585 dólares), el exjefe del grupo, Jean-Louis Baillot, recibió una pena de prisión de dos años.

Por otro lado, el exjefe de gestión de riesgos de Ikea, Jean-François Paris, acusado también de estar en el sistema de espionaje, recibió una pena de prisión de 18 meses y una multa de €10,000 euros (cerca de $11,917 dólares), según informó The Guardian.

Estos empleados fueron declarados culpables de recibir datos personales por medios fraudulentos, aunque las sentencias fueron menos severas que las solicitadas por los fiscales, quienes los acusaron de realizar ilícitamente vigilancia a nivel masivo.

Los jueces del tribunal en el suburbio parisino de Versalles concluyeron que entre 2009 y 2012 la subsidiaria francesa del minorista de muebles sueco utilizó sistemas de espionaje para detectar a las personas más alborotadoras en su personal, particularmente los miembros del sindicato, además de recopilar información sobre clientes que estuvieran en disputa con la empresa. La información recopilada incluía detalles sobre el estilo de vida de las personas y cualquier condena penal anterior.

El caso se conoció después de que los medios de investigación Le Canard Enchaîné y Mediapart descubrieron el plan de espionaje en 2012. Después de esto, los magistrados comenzaron a investigar cuando el sindicato Force Ouvrière presentó una denuncia legal.

Durante el juicio, Baillot, negó haber actuado mal. El hombre dijo que estaba conmocionado por el fallo y ahora está considerando una apelación.

Un portavoz de Ikea dijo: “Ikea se toma muy en serio la protección de los datos de los compañeros de trabajo y de los clientes. Ikea Retail France ha condenado enérgicamente las prácticas, se disculpó e implementó un importante plan de acción para evitar que esto vuelva a suceder. Ahora revisaremos la decisión de la corte en detalle y consideraremos si es necesario tomar medidas adicionales”.

Desde estas revelaciones de espionaje, la empresa despidió a cuatro ejecutivos e introdujo un nuevo código de conducta.

–También te puede interesar: Por qué razones las acciones de Coca-Cola cayeron ayer y no tiene que ver tanto con Cristiano Ronaldo