Cuántas tazas de café debes tomar para reducir el riesgo de sufrir enfermedades del hígado

Un estudio encontró que beber café de cualquier tipo puede ayudar a reducir significativamente el riesgo de desarrollar padecimientos hepáticos e incluso de morir por esta causa

Cuántas tazas de café debes tomar para reducir el riesgo de sufrir enfermedades del hígado
Tomar cualquier tipo de café puede ayudar a prevenir enfermedades hepáticas.
Foto: Pixabay

Preparar por las mañanas una taza de aromático café es un lujo que disfrutan millones de personas en el mundo. Se calcula que más del 60% de estadounidenses tienen este hábito matutino. Y ahora, además de su sabor, su aroma y su efecto despertador, hay otras buenas razones para beber café: un estudio encontró que tomar café puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades del hígado. ¿Cuántas tazas?

Una investigación de las universidades de Edimburgo y Southampton, en Reino Unido, reveló que tomar tres o cuatro tazas de café al día reduce de manera importante el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas del hígado e incluso de morir por esa causa.

Luego de analizar la información de 384,818 bebedores de café y compararla con la de 109,767 personas no bebedoras de café, los investigadores encontraron que quienes sí consumen esta bebida presenta un 21% menos probabilidades de desarrollar una enfermedad hepática crónica, un 20% menos de probabilidades de sufrir hígado graso y un 49% menos de probabilidades de morir por una enfermedad hepática crónica en comparación con los no consumidores.

Los participantes del estudio fueron monitoreados durante casi 11 años. La buena noticia es que estos beneficios están asociados al consumo de cualquier tipo de café, con o sin cafeína, instantáneo o molido. La salud del hígado puede verse comprometida por el consumo de ciertos medicamentos, padecimientos como la diabetes o la hepatitis B, el consumo de alcohol o la obesidad.

Según el estudio publicado en la revista BMC Public Health, la enfermedad hepática crónica es una causa creciente de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, “particularmente en países de ingresos bajos a medianos con una alta carga de morbilidad y una disponibilidad limitada de tratamiento”.

“El hallazgo de que todos los tipos de café protegen contra la enfermedad hepática crónica es significativo dada la creciente incidencia de este padecimiento en todo el mundo y el potencial del café como intervención para prevenir la aparición o progresión de la misma”, escriben los autores  de la investigación. “Estos hallazgos son importantes dada la escasez de estrategias de prevención y tratamiento eficaces para la enfermedad hepática crónica, especialmente en los países de ingresos bajos a medios, donde la carga de esta enfermedad es mayor”, concluyen.

Entre las enfermedades crónicas hepáticas más arraigadas se encuentra el cáncer de hígado, que es el sexto tipo de cáncer más común en el mundo y un 83% de los casos se registran en Asia y África, según el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer. Otras investigaciones han señalado los efectos positivos del café para la salud cardiovascular e, incluso, para adelgazar.