El “pozo del infierno”, el misterioso agujero en Yemen que ni los geólogos saben dónde termina

El hueco mide 30 metros de ancho y se estima que más de 100 de profundidad. Mitos y leyendas de un lugar en donde los investigadores no logran explicar qué sucede

El “pozo del infierno”, el misterioso agujero en Yemen que ni los geólogos saben dónde termina
A pesar de todas las historias macabras, se trata de un fenómeno completamente natural.
Foto: AFP / Getty Images

Dicen por ahí que todo aquella persona o cosa que se acerque al llamado “Pozo del Infierno”, localizado en el desierto de Yemen, desaparecerá por completo de la faz de la Tierra, mientras que otros aseguran que de este emergen gritos y voces.

Popularmente, existen muchas creencias del “Pozo del Infierno”, ubicado en el Oriente Próximo, por lo que muchas personas prefieren evitar pasar cerca de él; sin embargo, este no tiene ningún origen sobrenatural, sino más bien se trata de un accidente meramente originado de la naturaleza, único en su tipo, la cual no ha podido ser estudiada u observada científicamente en su totalidad.

El llamado “Pozo del Infierno” se localiza muy cerca de la frontera del lado de Omán. Es un gran agujero que se abrió en medio del desierto, en la provincia de Al-Mahra. Según cálculos oficiales, tiene un diámetro de 30 metros y se estima que de profundidad tiene cerca de 100 metros, pero hay quienes incluso creen que puede llegar a los 250 metros.

Salah Babhair, director general de la autoridad de recursos minerales y estudios geológicos de Mahra, indicó que hasta el momento, nadie ha podido llegar al fondo del pozo debido a que en él hay poco oxígeno y carece de ventilación, por lo que se desconoce también qué pueda encontrarse en él.

Es por ello que alrededor de este agujero, conocido oficialmente como Pozo de Barhout, se han creado una serie de historias demoniacas. La tradición oral yemení lo sentenció como una prisión de espíritus oscuros resguardada por olores insoportables que salen desde sus entrañas. 

“Fuimos a visitar la zona y entramos en el pozo, alcanzando más de 50-60 metros de profundidad. Notamos cosas extrañas en el interior. También olimos algo extraño… Es una situación misteriosa”, indicó Babhair.

Además, Babhair señaló que, incluso desde el exterior, pueden apreciarse fenómenos pocos comunes en el planeta, como por ejemplo:

1) La luz del Sol no logra penetrar ni siquiera a la superficie del agujero y por ende, solamente pueden verse los bordes antes del gran abismo.

2) Pese al mal olor, varios tipos de pájaros entran y salen de él de forma normal y regular.

3) Se han intentado en varias ocasiones ingresar cámaras, las cuales no pueden obtener material nítido debido a la falta de luz.

Babhair asegura que este espacio oscuro ha estado ahí desde hace millones de años, pero se requiere de más investigación para conocer sus orígenes y naturaleza.

Te interesa:

El descubrimiento en los manantiales termales de Yellowstone que fue clave para hacer los tests del COVID-19

¿Qué tan cerca está de darse una erupción en Yellowstone? Geólogos responde