Cáncer de próstata: cómo incorporar la cúrcuma en tus comidas diarias para prevenirlo

Seguir un estilo de vida y alimentación saludable es clave en la prevención del cáncer de próstata. La ciencia ha demostrado que uno de los mejores aliados naturales es la cúrcuma ¿La razón? Su compuesto activo, la curcumina se asocia con magníficas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas

Cáncer de próstata: cómo incorporar la cúrcuma en tus comidas diarias para prevenirlo
Un reciente estudio comprobó que la curcumina, tiene la capacidad de detener o debilitar la producción de células tumorales.
Foto: Karl Solano / Pexels

El cáncer de próstata es el segundo diagnóstico más frecuente en los hombres estadounidenses. Por fortuna si se detecta en las primeras etapas, es bastante tratable; complementario a ello los expertos han confirmado que a través de la alimentación y el consumo de ingredientes naturales de potencial terapéutico, es posible prevenirlo y disminuir el riesgo. Es por ello que cada día son más los hombres interesados en ajustar sus hábitos cotidianos y se muestran animados en confiar en el poder de la naturaleza,  como un buen aliado en la prevención. Si bien se cuenta con estudios en los que sea avalan las bondades de seguir una dieta mediterránea para disminuir el riesgo de cáncer de próstata, de manera particular en los últimos meses han llamado de manera especial la atención los beneficios curativos que brinda el consumo de cúrcuma. 

La próstata es un órgano glandular de suma importancia en el buen funcionamiento del aparato reproductor masculino y con la edad es propensa a sufrir algunas afecciones, que en muchos casos pueden derivarse en cáncer. Tan solo el año pasado, el cáncer de próstata se posicionó como una de las principales causas de muerte registradas en la población masculina. Con un número estimado de casi 1,4 millones de casos y 375.000 muertes en todo el mundo, va le la pena apostar por las mejores herramientas naturales que intervengan de manera positiva en su prevención y control.

La cúrcuma es una especia que proviene de la raíz de la planta Curcuma longa, pertenece a la familia del jengibre, que se ha utilizado durante siglos en la cocina asiática y como un potente alimento-medicina. Recientemente la investigación científica ha comprobado que el consumo de cúrcuma en la dieta masculina, puede ayudar a prevenir, controlar y tratar el cáncer de próstata. Además, como dato al margen se cuenta con numerosos estudios en los que se ha demostrado que la cúrcuma puede ayudar a tratar una amplia variedad de afecciones de salud, como son la artritis, padecimientos digestivos y hepáticos, acné, sobrepeso y es considerada un gran aliado para fortalecer al sistema inmunológico. Gran parte de su inmenso poder curativo se relaciona con sus propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antiinflamatorias. 

No es coincidencia que la raíz de cúrcuma sea uno de los ingredientes más valorados en diversas corrientes de medicina naturista y herbal, en principio por su compuesto activo llamado curcumina. Se trata de una sustancia muy poderosa, responsable del intenso y característico color amarillo de la cúrcuma y es considerada el mejor aliado para prevenir la inflamación al bloquear las moléculas que la causan. De manera específica se sabe que en la medicina aryurvédica, la raíz de cúrcuma es simplemente uno de los productos naturales más valiosos y esenciales, que ocupan para tratar un sin fin de padecimientos.

Sobre los beneficios del consumo de cúrcuma y el cáncer de próstata:

El cáncer de próstata ocurre cuando se forman células malignas en la próstata. Se cuenta con datos actuales alarmantes: 1 de cada 5 hombres estadounidenses será diagnosticado con cáncer de próstata en su vida. Por fortuna existen buenos aliados naturales. Los investigadores han descubierto que la cúrcuma y su extracto: la curcumina, pueden ayudar a prevenir o tratar el cáncer de próstata. De hecho se ha demostrado que es una especie de extraordinarias propiedades anticancerígenas que pueden detener la propagación y el crecimiento de células cancerosa, particularmente en la próstata. 

Si bien el uso de cúrcuma en ningún momento va reemplazar el tratamiento médico, se ha posicionado como un buen complemento por varias razones. En principio se sabe que la curcumina actúa protegiendo al cuerpo, al mejorar la actividad de una importante enzima desintoxicante. Y con ello logra neutralizar moléculas que causan daño al ADN, como es el caso específico de los radicales libres. Sustancias que se asocian con la inflamación crónica y el desarrollo de una larga lista de enfermedades crónicas, como es el cáncer.

Así lo sugieren varias referencias científicas.Tal es el caso de un estudio, en el cual se descubrió que la curcumina, puede restringir varias vías de señalización celular. Es decir tiene la capacidad detener o debilitar la producción de células tumorales. Otro estudio que ha llamado la atención encontró que la curcumina, puede detener los fibroblastos asociados con el cáncer. Los fibroblastos son células del tejido conectivo que producen colágeno y otras fibras, se ha comprobado que estas fibras pueden contribuir al cáncer de próstata.

También se cuenta con otro trabajo de investigación, en el cual se han comprobado los beneficios de una combinación de curcumina y alfa-tomatina (un compuesto activo que se encuentra en los tomates), como una ayudar a detener el crecimiento de las células cancerosas. Incluso puede acelerar la muerte de las células cancerosas en la próstata. Además la curcumina tiene propiedades radioprotectoras y radiosensibilizantes. Estos efectos pueden ayudar a que las células tumorales sean más susceptibles a la radiación, al mismo tiempo que protegen al organismo contra sus populares efectos dañinos. Se cuenta con una referencia interesante al respecto, tal es el caso de un estudio del año 2016, en el cual se encontró que la suplementación con curcumina puede mejorar el estado antioxidante de una persona mientras se somete a radioterapia. Lo mejor de todo es que estos beneficios no dañan la efectividad de la terapia.

Cómo consumir la cúrcuma:

Por fortuna hoy en día existen muchas alternativas fáciles y accesibles, para integrar el consumo de cúrcuma en la rutina diaria. En principio, es bien sabido que es una especia que se obtiene de las raíces de la planta de cúrcuma, las cuales se hierven, secan y luego se muelen hasta obtener un polvo fino. De tal modo que el polvo se utiliza en todo tipo de productos, desde tintes para alimentos y textiles, infusiones y medicamentos naturistas. Por lo tanto la cúrcuma se puede consumir en forma de suplemento, extracto, tintura y polvo. 

Los expertos recomiendan aspirar a un consumo de 500 miligramos (mg) de curcuminoides, o aproximadamente 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo, por día. De manera cotidiana para que funcione como un buen preventivo del cáncer de próstata. Es importante no excederse de 1,500 mg de curcuminoides por día, ya que pueden causar efectos secundarios. También es ideal para llenar de vida y nutrición una larga lista de bebidas y platillos, sin embargo es una forma en la que no se tiene tanta precisión en la cantidad exacta de consumo.

Ahora ya lo sabes, la alimentación sí puede ser la mejor medicina. Sin lugar a dudas la raíz de cúrcuma es simplemente uno de sus mejores complementos naturales para proteger tu salud y disminuir el riesgo de cáncer. Anímate a probar sus inmensos beneficios, en conjunto con un estilo de vida sano, actividad física, un buen manejo del estrés, una alimentación basada en plantas y el óptimo descanso ¡notarás increíbles resultados!

Te puede interesar: