Manos arriba, Dinamarca: polémico penal llevó a Inglaterra a la final de la Eurocopa 2020 [Video]

El partido entre Inglaterra y Dinamarca, en las semifinales de la Eurocopa 2020, tuvo que definirse en tiempo extra. No hubo penales, y los daneses vieron escapar un esfuerzo bárbaro a raíz de un polémico penal que terminó generando el gol del triunfo inglés. ¿Falló el VAR?

El habilidoso Sterling generó la polémica jugada.
El habilidoso Sterling generó la polémica jugada.
Foto: Laurence Griffiths / AFP / Getty Images

Manos arriba, penal cobrado. Toda Dinamarca puede describir de manera similar la acción que condujo a su eliminación de la Eurocopa 2020. Fue un penal que atajó Kasper Schmeichel, pero cuyo rebote no desaprovechó Harry Kane. Inglaterra venció en semifinales (2-1) y jugará la final del certamen europeo ante Italia.

Con el partido empatado a un gol, y cerca de finalizar el primer tiempo de la prórroga, Raheem Sterling se filtró en el área ante un grupo de defensores daneses que lo acorralaron. Al mínimo contacto se dejó caer, y el árbitro Danny Makkelie no dudo en cobrar la pena máxima.

La jugada la revisó el VAR, pero no intervino más allá. El partido se detuvo durante algunos segundos. Posteriormente se confirmó la decisión. Makkelie no fue llamado para volver a ver la jugada. La infracción fue confirmada, así como la condena de una heroica Dinamarca.

Harry Kane, ante la pena máxima más importante de su carrera, erró en primera instancia. Kasper Schmeichel adivinó la dirección del cobro y por poco arruina la fiesta en Wembley.

No obstante, el guardameta danés dejó un rebote servido a los pies del delantero del Tottenham, que esta vez no desaprovecharía la ocasión manifiesta de gol: Kane la mandó a guardar de primera.

Fue un gol para el recuerdo, el gol que clasificó a Inglaterra a su primera final en la historia de la Eurocopa.

La polémica aumentó momentos después. Si bien hubo contacto en contra de Sterling, el mismo fue mínimo. Es una jugada de interpretación, pero a simple vista el roce no parece suficiente para derribar a un jugador.

Además, cuando inició la acción de Sterling, dos balones estaban en juego: el que llevaba en los pies el atacante del Manchester City, y otra esférica ubicada cerca del banderín del tiro de esquina, en la misma zona de ataque de Inglaterra. El encuentro no se detuvo.

Para colmo de los daneses, segundos antes de atajar el penal, Kasper Schmeichel sufrió para ver bien por culpa de un láser apuntado desde las gradas que trató de distraerlo.

Nada cambió. Ni de parte de los árbitros ni tampoco en el marcador. Inglaterra sostuvo el 2-1 y clasificó a la final de la Eurocopa 2020. Una final soñada, pero polémica por el contexto en el que se da.