“Mi hijo rezó mientras agonizaba”: honran con graduación póstuma a adolescente dominicano apuñalado y quemado en Nueva York

El hermano de la presunta novia de la víctima fue arrestado por el brutal asesinato en El Bronx y la próxima audiencia judicial está programada para fines de este mes

Fue uno de los crímenes más brutales de 2020.
Fue uno de los crímenes más brutales de 2020.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Diez meses después del brutal asesinato del adolescente Winston Ortiz, su familia asistió a lo que debería haber sido su graduación de la escuela secundaria.

El joven de 18 años fue apuñalado y quemado en una escalera del 5to piso en un edificio en Woodycrest Avenue en El Bronx (NYC), el pasado 12 de agosto. “Teníamos tantos planes para él, cuando terminara la escuela secundaria”, dijo recientemente a Pix11 su madre, Joan Tamarez.

El mes pasado, los administradores de Metropolitan Lighthouse Charter School entregaron a la familia Ortiz una toga y birrete azul, junto con una placa conmemorativa en honor a Winston, en la ceremonia de graduación de la escuela secundaria en Randall’s Island.

Los padres y sus dos hijos caminaron juntos, mientras su hermano Wilmer llevaba su birrete azul de graduación. “Caminando allí, sentí que caminaba en su lugar… Él estaba como caminando a mi lado”, afirmó el joven.

Winston, el mayor de tres hijos, quería ser ingeniero y sus padres lo enviarían a programas de verano en Hostos Community College. La familia Ortiz, que tiene una fuerte devoción a Dios, describió al adolescente como tranquilo, “con un corazón tan bueno. Era tan humilde”.

La madre afirmó que su hijo estaba orando cuando una mujer policía lo halló agonizando en la escalera. “Ella oyó que él dijo: ‘Señor, perdona todos mis pecados'”.

Su padre, también llamado Winston, afirma hoy que “Sin el Señor, no sé dónde estaría mi mente”. “Prefiero que todos recuerden a Winston como era, lo adorable que era… Qué amable fue”.

Algunos de los detalles detrás del asesinato de su hijo mayor siguen siendo un misterio para sus padres, inmigrantes dominicanos.

La madre de Winston, que trabaja con estudiantes con necesidades especiales, también se desempeña como maestra de estudios bíblicos para preadolescentes en la iglesia local de la familia. Dijo que ahí fue donde Winston, cuando tenía 17 años, conoció a una niña de 14 que le agradaba.

La madre estaba preocupada por esa relación. Dos días antes de que mataran a Winston, su hermano Wilmer recordó que el adolescente había llegado a casa molesto.

Previamente, en 2019 a Winston le diagnosticaron un aneurisma cerebral potencialmente mortal. Pero un año después, cuando la ciudad estaba cerrada por la pandemia, la familia había recibido buenas noticias de un médico, quien les dijo que un tratamiento de radiación había tratado con éxito el aneurisma.

Pero en el verano la tragedia lo golpearía de nuevo y esa vez fue fatal. Adones Betances, hermano de la presunta novia de Winston, fue arrestado por su asesinato y la próxima audiencia judicial está programada para fines de este mes.

Mientras, la familia Ortiz se mudó a un nuevo apartamento en los meses posteriores a la muerte de Winston, y allí, tratan de reconstruir sus vidas tras el crimen brutal del que todos fueron víctimas.

¾