Sintió un dolor de muelas y terminan extirpándole parte del cráneo

La mujer pensó que se trataba de un dolor de muelas cualquiera sin nunca pensar lo que desencadenaría días y años después

Sintió un dolor de muelas y terminan extirpándole parte del cráneo
La mujer se fue a dormir con el dolor de muela, sin imaginar lo que esto desataría.
Foto: Shutterstock

Una verdadera historia de terror es la que ha vivido una mujer originaria de Buenos Aires, Argentina, desde hace 15 años, por un dolor de muelas y terminó sometiéndose a varias cirugías, una de ellas para extirparle parte del cráneo.

Una noche, en 2005, Carina Matías comenzó a sentir un dolor muy fuerte en una muela, el cual decidió ignorar por completo y se fue a la cama a dormir.

Lo que no sabía es que a la mañana siguiente, su familia la encontró inconsciente; fue trasladada a un hospital y ahí los médicos les indicaron que Carina había entrado en estado de coma y que indagarían qué lo había causado.

En un principio le fue diagnosticada meningitis; sin embargo, otras pruebas médicas realizadas días después arrojaron que la mujer tenía una fuerte infección en el cráneo, la cual le había ocasionado un absceso cerebral, fruto de esa muela del juicio que tenía infectada.

Matías tuvo que ser sometida a una cirugía de emergencia y permaneció 40 días internada pues los doctores no encontraban la prótesis adecuada para colocársela en la parte del cráneo que había sido retirado en la cirugía.

A pesar de pedir ayuda al gobierno, no fue sino hasta 2009 cuando encontraron la prótesis ideal para Carina.

Luego del gran susto, García pudo llevar una vida normal hasta el 2020, cuando su cuerpo comenzó a rechazar la prótesis, lo que provocó que nuevamente se le hiciera un agujero en la cabeza por el cual le drenaba líquido transparente.

Carina tuvo que ser operada nuevamente pues tenía la prótesis pegada a la capa exterior del cerebro, por lo que fue necesario sacarle tejido de la pierna para poder ponérselo en la cabeza. Además, no se le puede implantar una nueva prótesis pues es muy probable que su organismo vuelva a rechazarla. Así, la última opción que le queda para mejorar su calidad de vida es conseguir un casco ortopédico que proteja su cerebro.

Dicho casco protector tiene un costo de $91,700 dólares. “No puedo hacer frente a un gasto así. Tengo tres hijos, una de 19 que tiene un bebé, otra de 16 que vive con el padre y un nene de 9 años”, declaró la mujer al diario Clarín.

Muchas personas han tenido ya conocimiento de su historia y algunos ya han comenzado a hacerle donaciones para que pueda adquirir el casco, a lo cual dice sentirse muy agradecida.

Te interesa:

Desarrolla grave tumor en la mandíbula por no acudir al dentista durante 27 años

Muere por una hemorragia luego de que le extrajeran una muela del juicio