Acusan de “fraude” a activista defensor de pobres y negros: vive entre lujos en Nueva York y Jersey

Shaun King ha sido perseguido durante años por acusaciones de tratos turbios en los esfuerzos caritativos de los movimientos que ha fundado; se le asocia con la también cuestionada ex líder de Black Lives Matter, Patrisse Cullors

Letrero BLM en 5ta Av de Manhattan.
Letrero BLM en 5ta Av de Manhattan.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Shaun King ha construido su imagen sobre la base de ser un defensor de los pobres y los marginados, pero el controvertido activista de los derechos civiles vive como la minoría privilegiada, en una casa frente a un lago.

King, de 41 años, se mudó a principios de este año de un lujoso apartamento de dos habitaciones en el centro de Brooklyn a la propiedad de cinco habitaciones y 3,000 pies cuadrados en North Brunswick, Nueva Jersey, con “un patio trasero frente al lago” y una cocina gourmet, según registros públicos.

La propiedad, rodeada de frondosos y altos árboles, fue comprada por la esposa de King, Rai-Tonicia King, candidata a Ph.D., en noviembre de 2020 por $842,000 dólares.

King ha sido perseguido durante años por acusaciones de tratos turbios en los esfuerzos caritativos de los movimientos que ha fundado, incluida la falta de transparencia en el dinero que ha recaudado para varias iniciativas de justicia penal que ha respaldado.

Compañeros activistas y quienes trabajaron con él recaudando dinero para huérfanos, haitianos y familias de hombres negros asesinados por la policía, entre otras causas, han planteado repetidamente preguntas sobre el liderazgo de King y, en algunos casos, han preguntado a dónde se han ido las donaciones.

Samaria Rice, cuyo hijo Tamir de 12 años fue asesinado a tiros por la policía en Cleveland en noviembre de 2014, criticó a King en las redes sociales, acusándolo de solicitar fondos a nombre de su hijo muerto sin su permiso e incluso sobre su propia identidad como hombre “negro” o birracial.

“Personalmente, no entiendo cómo duermes por la noche”, escribió en una publicación de Instagram dirigida a King en junio pasado, luego de que el activista revelara detalles de una conversación personal que tuvo con ella. “Nunca te di permiso para levantar nada… Junto con Estados Unidos, me robaste por la muerte de mi hijo”.

“Eres una persona egoísta y egocéntrica y Dios se ocupará de ti…”, continuó Rice, quien dirige una fundación que lleva el nombre de su hijo.

King cofundó el comité de acción política (PAC) Real Justice en 2017 con la ex líder de Black Lives Matter, Patrisse Cullors, quien renunció a BLM un mes después de que se revelara que había gastado más de $3 millones de dólares en bienes raíces.

La fundación BLM reveló en febrero que había recibido algo más de $90 millones dólares el año pasado, luego del asesinato en mayo de 2020 de George Floyd, un hombre negro cuyo último aliento bajo las rodillas de un oficial de policía blanco de Minneapolis inspiró protestas en todo el mundo, algunas con saqueos, como en Nueva York.

El PAC federal ayuda a elegir fiscales de distrito progresistas en todo el país para “luchar para poner fin al racismo estructural”, según el sitio portal del grupo, que recaudó más de $3,2 millones de dólares entre 2019 y 2020.

“Sólo quería saber cómo estaba usando los fondos que se habían donado automáticamente”, tuiteó una donante en 2018. Cuando le preguntó a King directamente en Twitter, él la bloqueó. “Y luego, durante el mes siguiente, mis menciones se llenaron de personas que me llamaban racista, perra, etc.”. King no ha emitido comentarios al respecto, según New York Post.

https://www.instagram.com/p/CQcK0Alg9Ka/