Dos “niñeros” compraron marihuana en lugar de alimento para un bebé que murió por desnutrición

Un par de adultos enfrentan prisión y una fianza de un millón de dólares cada uno por la muerte de un bebé, a quien debían cuidar durante una semana, pero gastaron en drogas el dinero para el alimento del pequeño Jazon Gregory, quien murió de deshidratación y desnutrición

Dos personas tenían a su cuidado un bebé de 10 meses, pero en lugar de comprar la fórmula para alimentarlo decidieron gastar el dinero en marihuana, provocando que el menor muriera de desnutrición y deshidratación.

Las autoridades de Redmond, Washington, revelaron este sábado que dos personas enfrentan cargos por el fallecimiento del bebé, identificado como Jazon Gregory. La madre había confiado a los dos amigos el cuidado de su hijo, debido a un viaje.

El 17 de febrero de este año, la Policía de Redmond acudió a un apartamento y descubrió a un bebé de 10 semanas fallecido en el interior, que luego fue identificado como Jazon Gregory. Su muerte fue declarada homicidio por el médico forense del condado de King.

Este sábado, las autoridades emitieron un comunicado que donde indican que la muerte de Gregory reveló hechos que respaldan “negligencia grave de los dos adultos responsables del cuidado del niño”, según un reporte del canal local K5.

La Oficina del Fiscal del Condado de King publicó documentos judiciales que explican que durante la semana que el niño estuvo bajo el cuidado de los dos adultos, optaron por gastar su dinero en marihuana en lugar de la fórmula.

A pesar de que habrían notado que el bebé enfermaba, los adultos no pidieron atención médica y el menor sucumbió a la desnutrición y la deshidratación severa.

“La muerte de un bebé afecta a todos en nuestra comunidad. Estoy orgulloso de nuestros oficiales y detectives que trabajaron en este difícil caso mientras buscamos brindar justicia para Jazon y su familia”, dijo el jefe de Policía de Redmond, Darrell Lowe.

Los dos adultos fueron ingresados ​​en la cárcel del condado de King y cada uno enfrenta un cargo de asesinato en segundo grado.

Además deberán pagar una fianza de un millón de dólares cada uno, según los fiscales.