Organizaciones de Nueva York piden aumentar presión en todos los niveles por la reforma migratoria

Aunque los demócratas y el presidente Biden están intentando mover un paquete de leyes que sacaría de las sombras a millones de indocumentados, y que ha llegado lejos, activistas afirman que es el momento de manifestarse con más fuerza

Organizaciones de Nueva York piden aumentar presión en todos los niveles por la reforma migratoria
Organizaciones de Nueva York piden aumentar presión en todos los niveles por la reforma migratoria
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Los demócratas del Senado federal dieron hace una semana un paso real hacia el camino de una eventual reforma migratoria, que contempla sacar de las sombras a unos 5 millones y medio de indocumentados, mayormente beneficiarios de DACA, TPS y trabajadores agrícolas y esenciales. Y aunque por primera vez en décadas, las esperanzas de que la legalización vea la luz es real, a través del llamado proceso de de reconciliación presupuestaria, donde la bancada demócrata, apoyada por el presidente Biden, aprobaría la ley con una mayoría básica, sin apoyo de los republicanos, ahora es el momento de enfilar cañones y presionar a Washington desde todos los flancos.

Ese es el llamado y el plan que tienen en marcha organizaciones comunitarias y grupos defensores de inmigrantes de Nueva York, que por años han estado abogando por una reforma integral, y quienes están urgiendo a todos a levantar sus voces y exigir la legalización de quienes no tienen un estatus migratorio definido.

Aunque los proyectos de ley contemplados por el Congreso no logran todavía incluir por completo a los más de 11 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos, son vistos como el primer paso en la meta final de que se abra un camino hacia la obtención de residencia y eventual ciudadanía a todos aquellos inmigrantes que han hecho su vida en la Unión Americana.

Así lo advierte Alana Cantillo, vicepresidente de campañas de la organización New York Immigration Coalition (NYIC), quien mencionó que aunque este es el momento en el que los planes de una eventual reforma migratoria ha llegado más lejos en décadas, y a pesar de contar con el apoyo del propio presidente y líderes de la mayoría demócrata, la gente no se puede dormir en los laureles.

“Es ahora cuando más tenemos que hacernos sentir todos, de todas las formas posibles para exigir que se haga justicia con nuestras comunidades y se apruebe la reforma migratoria. Una manera de hacerlo es llamando a los oficiales electos, no solamente de Washington sino a todos los políticos locales, estatales, y de cada distrito para que ellos vean las necesidades de aprobar esta legalización y puedan transmitir eso a nivel nivel federal”, aseguró la activista de la NYIC. “Tenemos que demostrar la urgencia y la energía que tenemos para que se aprueben estas iniciativas, por lo que hay que llamar, llamar y llamar a las oficinas de sus elegidos a todos los niveles. Tenemos que estar juntos en esta estrategia. Es el momento de pelear más“.

Y aunque hace apenas un mes hubo una masiva manifestación en el Puente de Manhattan, donde miles de inmigrantes y defensores de la legalización elevaron sus voces exigiendo acciones al Gobierno federal, Cantillo dijo que esta vez, a nivel de demostraciones y marchas, el objetivo se centrará en Washington.

A pesar de ello el llamado que están haciendo las organizaciones es a que se sumen a todos los eventos que se convoquen en la capital del país, como ocurrirá el próximo 21 de septiembre, cuando habrá una gran jornada nacional, con la que esperan gritar al unísono que se apruebe la reforma migratoria.

La vocera de la NYIC agregó que los frentes de lucha y de presión no paran allí, sino que además están recurriendo a incrementar los talleres y programas educativos a inmigrantes para informarlos sobre lo que está ocurriendo y hacer que estén preparados para actuar ante los eventuales beneficios que se consigan.

Una de esas reuniones ocurrirá en Syracuse, al norte de Nueva York, el 22 de agosto, donde está convocado un partido de fútbol entre trabajadores agrícolas, que concluirá con una reunión con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, quien hablará de las iniciativas.

“Serán clave los eventos comunitarios que estamos promoviendo para dar información y empujar acciones, pues aunque tenemos grandes esperanzas de que la reforma va a pasar en el Congreso, estos eventos educativos van a ser vitales. Además no queremos que se aprovechen de personas vulnerables y que haya gente que trate de explotar esta información ofreciendo cosas y sacando dinero. Eso también es parte de la preparación”, agregó la líder comunitaria.

Otro cañón desde Nueva York para presionar a Washington será la publicación y el envío de una carta firmada por más de 500 oficiales electos, a nivel municipal y estatal, respaldando la estrategia de reconciliación presupuestaria para dar luz verde a la legalización.

Cantillo insistió en su mensaje de acelerar motores y apretar válvulas, pues dijo que este es el momento en que la reforma parece más viable y si se pierde esta oportunidad, las cosas pudieran ser más difíciles el próximo año, cuando ocurran las elecciones congresionales de mitad de término, que pudiera hacer que los demócratas perdieran la mayoría, dando paso a un liderazgo republicano que pudiera poner freno al sueño de la legalización.

Sabemos que en política muchas cosas son débiles y muy inestables, como hemos visto incluso cuando Obama nos quiso apoyar pero el Congreso no lo hizo a pesar de tener un acuerdo ideológico con la Casa blanca, esta pelea nacional hay que ganarla peleando en todos los niveles para asegurar la dignidad y las protecciones que nuestra gente se merece. No podemos dejarla pasar”, concluyó la vocera del NYIC.

Murad Awawdeh, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York, también se sumó a esa voz y tras declararse positivo por el paso adelante dado por el Senado, instó a robustecer los frentes de lucha.

“La lucha está lejos de terminar. El Congreso debe aprobar ahora el paquete de reconciliación presupuestaria final que incluye un camino hacia la ciudadanía para los trabajadores esenciales y otros. Es lo que los estadounidenses quieren y necesitan para reconstruir sus comunidades y asegurar un futuro para sus familias”, dijo el activista, pidiendo que se exija a Washington incluir a más inmigrantes en sus iniciativas de legalización.

“Los trabajadores esenciales, los Dreamers y los titulares de TPS han estado viviendo en el limbo durante demasiado tiempo, amenazados por fallos judiciales que pueden arruinar sus vidas en cualquier momento y los caprichos de los políticos, que pueden hacerlo con el barrido de una firma en un ejecutivo. para separarlos de sus familias y la seguridad del único lugar que han conocido como hogar”.

Yatziri Tovar, de la organización Make the Road NY, aseguró que la presión hacia Washington será fundamental para que el Congreso finalmente camine hacia “la dirección correcta” dándole camino hacia la legalización a millones de indocumentados.

“Vamos a presionar más y debemos estar atentos a cada movimiento que hagan nuestros oficiales electos y en especial el senador Schumer para que los demócratas se mantengan unidos a fin de que puedan aprobar finalmente los alivios que tantos años hemos estado reclamando y que son justos”, aseguró la joven, quien fue beneficiaria de DACA.

“Estamos en un momento histórico por el avance que hemos logrado, pero lo más histórico va a ocurrir cuando se apruebe la legalización, que solo ocurrirá siguiendo con el apoyo de Biden, pero presionando, porque eso es de suma importancia. Hay que asegurarnos de que la comunidad se siga uniendo a acciones como nuestras marchas, llamadas a los congresistas y levantar las voces, no solo de personas indocumentadas sino de todos”, advirtió la líder.

Como parte de esas acciones de presión, el jueves pasado, decenas de inmigrantes del grupo United We Dream y aliados de la causa por la reforma migratoria, se plantaron frente a la oficina de USCIS para pedir al Congreso que pase las leyes de legalización inmediatamente.

José Becerra, de origen mexicano, quien ha vivido hace más de 10 años en Nueva York, y quien se enteró de la posibilidad de que haya una reforma migratoria en el horizonte, se mostró optimista, pero coincidió en que solo con el apoyo de todos los sectores, podrá hacerse realidad el sueño de tener ‘Green Card’.

“Hay gente que tal vez ya tiene sus papeles y nos olvida, pero este es el momento en que debemos unirnos como comunidad y como sociedad para que todos seamos más fuertes. Un papel no es nada, pero a personas como yo, nos cambiaría la vida y a mis hijos, les quitaría el miedo y la angustia en la que viven pensando en que me van a deportar”, dijo el padre de familia.

María (a secas), como se describió otra madre de familia indocumentada, proveniente de Puebla, México, tambien compartió el sentimiento de esperanza y dijo que por primera vez siente que pronto podrá ser parte plena del país.

“Me he cansado de gritar, de soñar y de ir a marchas por años. Cuando Bush metió una reforma en el Congreso, pensé que sería el momento de ser legal, y no se dio. Con Obama tampoco, con Trump mucho menos, pero esta vez algo adentro me dice que sí se va a poder. Pero tenemos que pelear más fuerte”, dijo la inmigrante. “Como dice mi mamá, cuando parece que ya alcanzas el coco en el árbol, es cuando más tienes que estirar la mano para que no se te caiga y no confiarte hasta que ya lo tengas”.

¿Qué es el proceso de reconciliación Presupuestaria? y datos sobre la reforma propuesta

  • Es un procedimiento parlamentario que permite que los proyectos de ley que cambian los gastos, los ingresos y el límite de la deuda federal, se aprueben en el Senado por mayoría simple y no con los 60 votos de los 100 senadores que se requiere regularmente
  • Organizaciones aseguran que la legalización de inmigrantes indocumentados generaría $149 mil millones en el PIB
  • $39 mil millones en impuestos federales, estatales y locales se estima dejaría la legalización
  • 22 de agosto es la semana en la que se espera la Cámara de Representantes vote el plan de gastos
    Octubre pudiera ser el mes donde se defina el futuro final de la Reforma
  • 22 de agosto, encuentro entre trabajadores agrícolas y senador Schumer en Syracuse
  • 21 de septiembre, jornada nacional en Washington
  • 500 políticos de Nueva York enviarán carta pronto a congresistas

¿Cómo envíar cartas a los oficiales electos para presionar?