Cáncer de pulmón: Por qué enferman los no fumadores

El cáncer de pulmón es uno de los más mortales en el mundo y un diagnóstico temprano de sus síntomas puede mejorar la esperanza de vida; pero además no afecta sólo a quienes sufren tabaquismo

Entre un 10% y un 20% de los casos de cáncer pulmonar ocurren entre no fumadores.
Entre un 10% y un 20% de los casos de cáncer pulmonar ocurren entre no fumadores.
Foto: Unsplash

El cáncer de pulmón encabeza la lista de los tipos de cáncer más mortales del mundo registrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y aunque el tabaquismo es uno de los principales factores que lo desencadenan, los no fumadores también enferman de este padecimiento. ¿Por qué? Un análisis genómico realizado por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI, por sus siglas en inglés) trabaja en la respuesta.

Si bien fumar es una de las principales causas del cáncer pulmonar, en muchos otros casos ocurre entre personas que nunca en su vida han consumido un cigarrillo. El equipo internacional del NCI encontró que estos casos ocurren a partir de la acumulación de mutaciones causadas por procesos naturales del cuerpo.

En este sentido, la investigación del NCI, que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH, por sus siglas en inglés), describió tres subtipos moleculares de la enfermedad en personas no fumadoras con el fin de determinar tratamientos más precisos y adecuados para este tipo de pacientes.

Cada año, este tipo de cáncer afecta a más de dos millones de personas en el mundo. Entre un 10% y 20% de los casos de cáncer de pulmón en el mundo ocurren entre personas que nunca han fumado, frecuentemente entre mujeres y a una edad más temprana que en los fumadores.

Para el estudio, publicado en Nature Genetics, los investigadores utilizaron la secuenciación del genoma completo para caracterizar los cambios en el tejido tumoral y el tejido normal de 232 no fumadores diagnosticados con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Los tumores incluían 189 adenocarcinomas (el tipo más común de cáncer de pulmón), 36 carcinoides y otros siete tumores de varios tipos. Los pacientes aún no se habían sometido a ningún tratamiento.

Con esta información buscaron “firmas mutacionales”, es decir, patrones de mutaciones relacionados con daños por actividades naturales el cuerpo, como una reparación defectuosa del ADN o la presencia de estrés oxidativo. Encontraron que estas mutaciones en personas no fumadoras se deben a los procesos endógenos de sus cuerpos y revelaron tres nuevos subtipos de cáncer de pulmón en esta población: “piano”, cuando encontraron menor número de mutaciones que además crecen muy lentamente; “mezzo-forte”, para ciertos cambios cromosómicos específicos; y “fuerte”, para los cambios genómicos rápidos que también se observan en los fumadores.

Los investigadores también señalan factores de riesgo ambientales, como la exposición al humo de tabaco de segunda mano, el radón, la contaminación del aire y el asbesto, o haber tenido enfermedades pulmonares previas, para explicar algunos cánceres de pulmón entre quienes nunca han fumado.


Lee más: