Famoso desfile Halloween de Nueva York volverá este año tras pausa del coronavirus; pero aún buscan fondos

Necesitan recaudar $150,000 en menos de un mes. Por precaución se requerirá que los participantes y espectadores en el Greenwich Village usen mascarillas anti COVID, pero siendo una noche de juerga y disfraces no será fácil aplicar esa medida

El último desfile retó a la lluvia en 2019.
El último desfile retó a la lluvia en 2019.
Foto: Andrés Correa Guatarasma

Después de ser cancelado el año pasado debido a la pandemia de COVID-19, el famoso desfile de Halloween del Greenwich Village de Nueva York se celebrará el 31 de octubre, aunque aún los organizadores no cuenta con los fondos para cubrirlo.

En teoría cualquiera puede desfilar, siempre que tenga un disfraz. Los organizadores lo definen como “El evento participativo público más salvajemente creativo de la nación en la ciudad más grande del mundo”. Este año el tema es “¡Vamos a jugar!” Honrando a los niños de Nueva York ¡y el niño que todos llevamos dentro que anhela salir a la calle y volver a jugar!”.

Como es tradición se realizará la última noche de octubre a partir de las 7 p.m. subiendo por la 6ta Avenida de Manhattan, de Spring St a la calle 16, aproximadamente. Luego toda la zona se mantiene con espíritu fiestero hasta la madrugada, con largas colas frente a bares, clubes y restaurantes. Sumando los espectadores locales y turistas, en alguno años se ha llegado a 2 millones de participantes, según NYPD.

“Está en mi torrente sanguíneo. Estoy comprometida con este desfile, porque lo veo como un acto espiritual para el alma de la ciudad de Nueva York”, dijo al New York Post Jeanne Fleming, directora artística y de producción del desfile. “Sigo leyendo sobre el regreso de (los espectáculos de) Broadway. He estado pensando en mi mente que el desfile es Broadway en vivo en las calles”.

Los organizadores del desfile obtuvieron un permiso para el bullicioso evento, según un representante del Ayuntamiento. Está previsto que el comediante Randy Rainbow sea el gran mariscal este año.

El evento comenzó en 1973 con un titiritero marchando con su familia. Desde entonces fue creciendo, para delicia de neoyorquinos y turistas. Antes del coronavirus, también fue suspendido en 2012 por el huracán Sandy.

Este año por precaución se requerirá que los participantes en el desfile al aire libre usen mascarillas anti COVID mientras se encuentren en el área de preparación, y también se pedirá que lo hagan los espectadores que se alinean en las calles. Pero siendo una noche de juerga y disfraces no será fácil aplicar esa medida.

“La verdad sea dicha, éste es un evento en el que la gente usa máscaras. Queremos que hagan algo creativo”, comentó Fleming. “Estamos averiguando cómo hacer esto de manera segura, porque esa es nuestra principal preocupación”.

La financiación es otro nuevo desafío para la versión de este año. Los organizadores deben recaudar $150,000 dólares antes del 5 de octubre para montar el espectáculo, según el portal oficial. Hasta ahora apenas se han donado poco más de $2,300.

Esta semana también se anunció que tras la pausa pandémica en noviembre se celebrará el otro desfile más famoso de la ciudad, el del Día de Acción de Gracias de Macy’s, una tradición que data del año 1924.