“Para evitar una guerra”: General de EE.UU. alertó a China sobre salud mental de Trump

En un libro escrito por los periodistas Robert Costa y Bob Woodward fueron publicadas revelaciones. Algunas de estas rechazadas y rehusadas a comentar por parte del Pentágono

Según un General de EE.UU. Trump "está loco"
Según un General de EE.UU. Trump "está loco"
Foto: Getty Images

El principal jefe militar de EE.UU. estaba en enero tan alarmado con respecto a la salud mental del entonces presidente Donald Trump, que comenzó acciones secretas para evitar que comenzara una “guerra” con China, según revela un nuevo libro sobre Trump titulado “Peril” (peligro).

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor conjunto, ordenó a los colaboradores a no actuar inmediatamente ante cualquier orden por parte del expresidente, en caso de existir algún paso o instrucción para usar arsenal nuclear y, además, llamó a un general de China para tranquilizar a Pekín, según el nuevo libro de Bob Woodward y Robert Costa.

El diario The Washington Post, lugar de trabajo de ambos periodistas, y la cadena CNN, revelaron este martes el libro que muestra a Milley organizando el Pentágono e inteligencia para evitar cualquier eventual paso de Trump con la tensión con China tras las elecciones presidenciales del año 2020.

El general chino Li Zuocheng recibió dos llamadas por parte del general estadounidense: el 30 de octubre, días antes a las elecciones, y el 8 de noviembre, dos días después de que adeptos a Trump asaltaran el Congreso. Durante esas llamadas Milley buscó asegurar al país asiático que las acciones del expresidente devendría acciones militares.

“General Li, quiero asegurar que el gobierno de EE.UU. es estable y todo funciona bien“, dijo Milley durante su llamada.

“No vamos a atacar ni emprender ninguna operación cinética contra ustedes”, sumó el general.

Milley recurrió al canal secreto dos meses después con Li tras el ataque al Capitolio en medio de la preocupación entre Pekín y Washington por la inestabilidad emocional de Trump, según detalló el libro.

Para mantener la calma con los chinos, Milley llegó al límite de hacer que el Comando Indo-Pacífico aplazara ejercicios militares que Pekín hubiera podido considerar como “amenaza”.

Además, Milley conversó con otros dos altos funcionarios, incluyendo la directora de la CIA, Gina Haspel, y el jefe de la Agencia de Seguridad Nacional, Paul Nakasone, sobre lo necesario de estar pendientes de la “irracionalidad” con la que Trump habría podido actuar. Pues estaban preocupados de que el expresidente arremetiera contra China o Irán por frustración o como una manera de aferrarse al poder.

El Pentágono rechazó comentar sobre lo publicado, aunque en respuesta a Trump arremetió contra Milley y lo calificó con crudas palabras y fue culpado sobre el “caos” que fue la retirada estadounidense en Afganistán.

TE PUEDE INTERESAR: