Qué es el “efecto Mozart” y cómo ayuda a las personas con epilepsia

Desde hace casi 3 décadas, neurólogos vienen estudiando los efectos neuronales que tiene la llamada Sonata para dos pianos en re mayor de Mozart, también conocida como K448, y ahora fue descubierto un efecto positivo en los epilépticos

Ya en 1993 se había realizado un estudio neurológico sobre los efectos que esta melodía tiene sobre el cerebro.
Ya en 1993 se había realizado un estudio neurológico sobre los efectos que esta melodía tiene sobre el cerebro.
Foto: Shutterstock

Desde hace algún tiempo, diversos neurólogos estudian muy de cerca algo que la comunidad ha llamado “efecto Mozart”, que es cómo es que una composición del famoso músico austriaco tiene un efecto terapéutico en personas que sufren de epilepsia.

La investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Medicina de Geisel School en Dartmouth, se centro en estudiar muy de cerca a 16 pacientes con dicha enfermedad y que fueron hospitalizados para ver de cerca los efectos que la melodía de Mozart producía en ellos y así buscar algún tipo de tratamiento para estos pacientes que no sea tan invasivo.

A cada paciente le fueron colocados unos sensores cerebrales para monitorear la aparición de los llamados IED, que son eventos cerebrales de corta duración que sufren los epilépticos cada vez que tienen una convulsión pero que suelen ser dañinos.

Tomando como base la investigación de otro grupo de científicos que en 1993, el cual demostró que en niños produce beneficios en el desarrollo del razonamiento y espacio temporal, ahora se descubrió también que algunas personas con epilepsia que habían escuchado durante 10 minutos la llamada Sonata para dos pianos en re mayor de Mozart, también conocida como K448 mostraron menos actividad eléctrica cerebral que deriva en los ataques.

Este nuevo estudio demostró que escuchar la sonata al menos 30 segundos puede estar asociado con picos menos frecuentes de cierta actividad eléctrica en el cerebro de las personas cuya epilepsia no responde a la medicación, es decir, ayuda a reducir la frecuencia de los ataques. Cuando compararon la respuesta con la estructura del trabajo, encontraron que los efectos aumentaban durante las transiciones entre frases musicales más largas, aquellas que duraban 10 segundos o más.

En los 16 pacientes analizados, los picos cayeron en dos tercios en todo el cerebro, pero cayeron más en las cortezas frontales izquierda y derecha del cerebro, donde se regulan las respuestas emocional.

La conclusión de estos investigadores es que escuchar la sonata de Mozart ayuda a reducir los picos en la actividad neuronal que pueden provocar convulsiones en los epilépticos.

“Nuestro último sueño es definir un género musical ‘antiepiléptico’ y utilizar la música para mejorar la vida de las personas con epilepsia”, dijo Robert Quon de Dartmouth College, coautor del estudio publicado en Scientific Reports.

No tienen el mismo efecto otras piezas clásicas

Los investigadores querían saber si algunas otras obras musicales clásicas causaban el mismo efecto que la K448 de Mozart, por lo que el grupo de estudio fueron expuestos a otros estímulos auditivos, composiciones e incluso a sus géneros musicales preferidos, sin obtener la misma respuesta.

Por ejemplo, escucharon 90 segundos de una obra de Wagner caracterizada por armonías cambiantes pero “sin melodía reconocible”, la cual no les produjo ningún tipo de efecto cambiante.

Aunque hasta ahora no se sabe con exactitud qué hace especial la sonata de Mozart, creen que su efecto terapéutico en epilépticos se debe a que la K448 “está estructuralmente organizada en bloques melódicos constantes, cada uno con su propia armonía subyacente”, lo cual estimularía al cerebro.

La epilepsia es posiblemente el trastorno cerebral más extendido, con más de 50 millones de diagnosticados por todo el mundo. Afecta aproximadamente al 1% de la población mundial, y de estas personas, un tercio padece epilepsia resistente a la medicación, por lo que este estudio podría ser una esperanza para ellos.

Te puede interesar:

¿Qué hacer cuando una persona sufre un ataque de epilepsia? PASO A PASO

WAND: cómo funciona el “marcapasos cerebral” que promete detener temblores del Parkinson y la epilepsia

8 mitos y realidades de la epilepsia