Qué debemos hacer ante un ataque de epilepsia

Saber actuar de forma correcta es muy importante para poder ayudar a quien lo necesite
Qué debemos hacer ante un ataque de epilepsia
Foto: shutterstock

Mantener la calma, poner a la persona de costado y evitar la inmovilización, son algunos de los consejos de la Asociación Andaluza de Epilepsia sobre cómo reaccionar en el momento de un ataque.

Quienes sufren de epilepsia pueden tener ataques repentinos en cualquier lugar y momento, lo que podría poner en riesgo su integridad física. Por eso es necesario que sepamos qué hacer cuando alguien sufre uno de estos ataques. Aquí hablaremos un poco sobre este tema.

Qué hacer durante la crisis

En primer lugar, hay que mantener la calma. Esto es esencial para poder realizar el resto del procedimiento y ayudar a quien sufre la crisis. Una actuación tensa o nerviosa puede causar más problemas.

A continuación, quitar o alejar cualquier objeto peligroso, como muebles, objetos punzantes y otros. Es necesario poner algo cómodo y blando para evitar que la persona se golpee la cabeza contra el suelo.

Luego, debemos aflojar la ropa que esté alrededor del cuello, como la corbata o desabotonar la camisa. Hay que acostar a la persona de lado. De esta manera podrá facilitársele la respiración. Tenemos que prestar atención a la duración de la crisis, que dura un promedio de 3 minutos.

La persona se irá recuperando gradualmente, por lo que es importante que estemos allí durante este proceso para ayudarla. Hay que dejar que se recupere por completo y comprobar que está bien.

Lo que no se debe hacer

Una de las cosas que no debemos hacer es tratar de inmovilizar a la persona durante la crisis. Tampoco hay que introducir ningún objeto en la boca para inmovilizar la lengua, esto podría ser contraproducente.

Tampoco es necesario dar respiración boca a boca, a menos que la persona tenga dificultades para respirar luego de que haya pasado la crisis convulsiva.

Debido a que es una enfermedad bien conocida, las personas con epilepsia tienen su medicación prescrita. Por eso, cualquier otra medicación que se le suministre debe hacerse en el caso de que la crisis se prolongue. Además, debe ser suministrada por un médico, solo cuando él lo considere necesario.

Al tener en cuenta estas recomendaciones, podremos ayudar a personas que sufran de este problema; y si alguien en casa lo padece, es importante memorizarlos y brindar toda la ayuda que sea posible.