Cura robó $100,000 de parroquia en Italia para fiestas sexuales y drogas como cocaína

El cura, que es VIH positivo, se encuentra bajo arresto domiciliario; oficiales de la policía realizan entrevistas a unas 200 personas que pudieron haber participado en los encuentros sexuales que este habría auspiciado con dinero de la iglesia durante los pasados dos años

El papa Francisco durante su visita a Prato, Italia, el 10 de noviembre de 2015.
El papa Francisco durante su visita a Prato, Italia, el 10 de noviembre de 2015.
Foto: ANDREAS SOLARO / AFP / Getty Images

Un cura italiano se encuentra bajo arresto domiciliario mientras oficiales de la policía realizan entrevistas a unas 200 personas que pudieron haber participado en fiestas sexuales que este habría auspiciado con dinero de la iglesia durante los pasados dos años.

Las supuestas extravagancias sexuales del sacerdote Francesco Spagnesi, de 40 años, y muy reconocido en Prato, Italia, trascendieron a las autoridades luego de que una confidencia a la Policía alertara de que el compañero de cuarto de este importó desde Holanda un litro de la droga GHB o “éxtasis líquido”.

Según las alegaciones, los dos hombres usaban aplicaciones de citas en línea para invitar a otras personas a su casa, donde se usaban y se vendían drogas.

En un allanamiento en el apartamento de Spagnesis, la Policía encontró botellas que habían sido adaptadas para fumar cocaína en crack.

Cura retiró más de $100,000 de la cuenta de banco de la parroquia

Las denuncias contra el cura, que ingresó al sacerdocio cuando tenía 26 años, incrementaron cuando un contador parroquial descubrió que el religioso había retirado más de $100,000 de la cuenta de banco de la parroquia.

El hallazgo llevó a que el obispo local le negara el acceso a los fondos que se cree Spagnesis invertía en drogas.

Posteriormente, el sacerdote empezó a robar el dinero de las colectas en la iglesia o directamente le pedía a los feligreses.

Feligreses demandan a la parroquia por robo de dinero

El periódico loca La Nazione reportó que los miembros de la congregación iniciaron una acción legal para reclamar el reembolso del dinero mediante unas demandas por fraude.

Por su parte, Corriere Della Sera, reseñó que Spagnesi atribuyó sus acciones a su adicción a la cocaína. Además de confesar que era paciente de VIH.

“Yo no me reconozco más a mí mismo, el remolino de la cocaína me ha tragado”, habría indicado el hombre a abogados.

“La droga me hizo traicionar a mis feligreses, me hizo decir mentiras, me hizo cometer acciones de las que me avergüenzo. Ahora soy VIH positivo…”, añadió el católico.

Spagnesi dijo que tomaba medicación antirretroviral para evitar la transmisión de la enfermedad a otras personas.  

El italiano además prometió devolver el dinero robado y vender todas sus posesiones, incluyendo su casa, para reembolsar los fondos a los asiduos de la iglesia.

“Le pido a todo el mundo que me perdone”, clamó el sacerdote.