Piden que pastor acompañe a hispano sentenciado a la pena de muerte durante ejecución

Miembros del clero y exfuncionarios de prisiones hicieron el pedido al Tribunal Supremo de EE.UU.

La cámara de muerte en Huntsville, Texas.
La cámara de muerte en Huntsville, Texas.
Foto: Joe Raedle/Newsmakers / Getty Images

WASHINGTON – Miembros del clero y exfuncionarios de prisiones han pedido al Tribunal Supremo de Justicia que se permita la compañía y el apoyo religioso para John Ramírez en su ejecución, informó este martes la Unión de Libertades Civiles (ACLU).

Ramírez, de 37 años, fue condenado a muerte por el homicidio de Pablo Castro durante un robo en julio de 2004 en el cual le acompañaron Ángela Rodríguez y Christina Chávez.

La ejecución estaba programada para el pasado 9 de septiembre, pero el Tribunal Supremo de Justicia aceptó el pedido de Ramírez para que se postergara su muerte porque el Departamento de Justicia Criminal de Texas no daba permiso para que el pastor religioso del reo posara sus manos y rezara en voz alta durante la ejecución.

Tercera vez que posponen ejecución

La ejecución de Ramírez, por inyección letal, ya se había retrasado en otras dos ocasiones, una en 2017 y otra en septiembre de 2020, ésta debido a la pandemia de la covid-19.

Los abogados que representan a Ramírez argumentaron ante la Corte Suprema que las normas de la prisión, que permiten la presencia de su pastor en la cámara pero le prohíbe el contacto físico o el hablar en voz alta, viola los derechos del condenado bajo las leyes federales que protegen la libertad religiosa.

El Supremo ha fijado una audiencia para el 1 de noviembre en la cual escuchará los argumentos de Ramírez, que tras su crimen evadió la captura hasta febrero de 2008 cuando las autoridades lo localizaron y detuvieron cerca de la frontera de Texas con México.

El caso de Ramírez también a afecta a otro reo latino que se encuentra en el corredor de la muerte en Texas.

Hace dos semanas y apoyándose en la orden del Supremo en el caso de Ramírez, un juez federal aplazó la ejecución, programada para el 27 de octubre, de Rubén Gutiérrez, quien había pedido la presencia de su pastor religioso y la extremaunción al momento de ser ejecutado.

Un grupo de dirigentes religiosos que han estado presentes en la cámara durante ejecuciones y de exfuncionarios de prisiones que, en conjunto, han sido testigos de más de 50 penas capitales, indicaron en su pedido al Supremo que debería permitirse la presencia y el contacto de Ramírez con su pastor en la ejecución.

“Cuando Ramírez encara sus momentos finales, Texas debe otorgar este pedido razonable para acomodar sus sinceras creencias religiosas”, señaló en una declaración el director legal de ACLU, David Cole.

“Es inadmisible que el estado le niegue esta oportunidad de practicar su fe por una vez final, en el momento espiritual más crítico imaginable, sin una buena razón”, añadió.

Actualmente en Estados Unidos hay unas 2,500 personas condenadas a muerte, de las cuales al menos 338 son hispanas (13,5 % del total) según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte. 

Te puede interesar:

Pastor que quiere colocar sus manos sobre hispano durante ejecución en Texas respalda demanda