Indocumentados que reporten abuso laboral podrían obtener perdón de deportación y permiso de trabajo

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, envió un memorando a funcionarios de ICE y otras oficinas migratorias para elaborar un plan que ayude a evitar la deportación de indocumentados que denuncien a empleadores abusivos, además de otorgarles Autorización de Empleo

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.
El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.
Foto: Anna Moneymaker / Google Maps

En un radical cambio de políticas migratorias con respecto a la Administración pasada, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) prepara una guía para perdonar la deportación y otorgar una Autorización de Empleo (EAD) a indocumentados que denuncien los abusos de empleadores.

Así lo establece un memorando difundido por el DHS, donde también se anuncia la suspensión inmediata de operativos de agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en espacios laborales, a fin de evitar la persecución de inmigrantes y enfocar esfuerzos en empleadores abusivos.

El documento con fecha de este martes 12 de octubre también destaca la estrecha colaboración de las agencias migratorias con el Departamento del Trabajo en investigaciones contra empleadores abusivos y la protección de inmigrantes que los denuncian.

“Entiendo que el Departamento de Trabajo ha solicitado recientemente apoyo en ciertas investigaciones en curso sobre las normas del lugar de trabajo, incluso pidiendo que OHS considere si debe ejercer la discreción procesal para los trabajadores que son víctimas o testigos de la explotación”, indica el memorando del secretario Alejandro Mayorkas.

Se acota que las evaluaciones deberán realizarse “caso por caso”, en acciones similares durante el Gobierno de Barack Obama, de acuerdo con un memorando del 2011.

“Al evaluar estas solicitudes, los intereses legítimos de ejecución de una agencia del Gobierno federal deben sopesarse con cualquier información despectiva para determinar si se amerita una acción favorable (para el inmigrante”, se señala.

El memorando fue dirigido a ICE, así como a las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), las cuales también deberán tomar medidas “para promover un mercado laboral justo”.

“(Esto) apoyando a más aplicación efectiva de las protecciones salariales, la seguridad en el lugar de trabajo, los derechos laborales y otras leyes y normas laborales”, se agregó.

La Administración Biden busca con ello terminar la explotación laboral de inmigrantes indocumentados, quienes temen denunciar por temor a las represalias o la deportación.

“No toleraremos empleadores sin escrúpulos que exploten a trabajadores sin autorización, realicen actividades ilegales o impongan condiciones de trabajo inseguras”, destacó Mayorkas. “Al adoptar políticas que se centren en los empleadores menos escrupulosos, protegeremos a los trabajadores y a las empresas estadounidenses legítimas”.

Las agencias tendrán 60 días para ofrecer un plan concreto de acuerdo a los nuevos lineamientos.

Proyectos paralelos

De lograrse ese ajuste, es posible que haya una batalla en tribunales, como ha ocurrido con otras políticas de la Administración Biden para intentar reducir la persecución de inmigrantes indocumentados, como las primeras guías de ICE de este año que impedían la detención de personas sin récord criminal.

El plan surge también en medio de la discusión en el Senado por una tercera opción a presentar a la parlamentaria Elizabeth MacDonough para incluir un plan de ciudadanía para indocumentados bajo el proceso de Reconciliación, luego de que la experta rechazara dos opciones, incluido el cambio a la Ley del Registro.

Este diario confirmó que el Senado trabaja una opción para evitar la deportación de indocumentados y otorgarles EAD, pero activistas rechazan esa posibilidad, al considerar que deja “en el limbo” a los inmigrantes.

“La clave es la ciudadanía, registro sí, sería lo mejor”, dijo Christine Neumann-Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera, en el podcast El Diario sin Límites. “Se tiene que luchar po la ciudadanía, no otra forma de estatus temporal”.

El primer plan en el Senado era otorgar ciudadanía a ocho millones de inmigrantes, incluidos ‘dreamers’, gente con el Estatus de Protección Temporal (TPS), trabajadores agrícolas y otros empleados esenciales durante la pandemia de COVID-19.

El segundo plan era modificar la fecha de la Ley del Registro, para que inmigrantes que llegaron al país antes del 2010 pudieran aplicar por una ‘green card’.

El fin de las redadas

Mientras se integra el plan de protección para indocumentados en sus lugares de trabajo, ICE suspenderá las redadas en esos espacios.

“El memorando también establece el fin de las operaciones masivas de aplicación de la ley en el lugar de trabajo”, indicó el DHS.

Se acusó que la Administración Trump enfocó sus recursos en operativos contra trabajadores sin autorización, sin ofrecerles protección ante empleadores abusivos.

“Bajo la administración anterior, estas operaciones con un intenso uso de recursos resultaron en el arresto simultáneo de cientos de trabajadores y fueron utilizadas como una herramienta por los empleadores explotadores para reprimir y tomar represalias contra la afirmación de las leyes laborales por parte de los trabajadores”.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) analiza otorgar un perdón de deportación y Autorización de Empleo (EAD) a aquellos inmigrantes indocumentados que reporten abuso laboral.

El senador Bob Menéndez (Nueva Jersey), el congresista latino de mayor rango, celebró el esfuerzo de la Administración Biden al señalar que, de algún modo, responde a la protección de inmigrantes que fueron trabajadores esenciales durante la pandemia de COVID-19.

“Durante la pandemia de COVID-19, los trabajadores indocumentados han sido esenciales para nuestra respuesta a la pandemia”, consideró. “Aplaudo a la Administración Biden-Harris por tomar medidas decisivas para realinear las prioridades de aplicación de la ley de inmigración en el lugar de trabajo y para mejorar las protecciones en el lugar de trabajo para los trabajadores indocumentados”.