Autos dañados por inundaciones podrían estarse vendiendo como usados en Estados Unidos

Los concesionarios y otros vendedores pueden comprar vehículos que estuvieron en inundaciones, secarlos, limpiarlos y venderlos a compradores desprevenidos como vehículos de segunda mano

Cualquier persona que revise un automóvil usado a la venta debe verificar el vehículo completamente por dentro y por fuera antes de cerrar un trato.
Cualquier persona que revise un automóvil usado a la venta debe verificar el vehículo completamente por dentro y por fuera antes de cerrar un trato.
Foto: KENA BETANCUR / Getty Images

Miles de automóviles y camiones que resultaron dañados por las grandes inundaciones que hubo este año podrían estarse vendiendo como carros usados. Por eso, grupos de defensa del consumidor están lanzando alertas para los compradores de coches de segunda mano, los cuales deben examinar muy bien sus posibles compras.

Cualquier persona que revise un automóvil usado a la venta debe verificar el vehículo completamente por dentro y por fuera en busca de daños por inundación, advirtió el Grupo de Investigación de Interés Público de EE.UU., de acuerdo con CBS.

Si hay un automóvil que estás considerando comprar, el grupo recomienda que huelas el interior en busca de olor a moho, busca la acumulación de humedad en los faros e incluso haz que un profesional inspeccione el vehículo antes de cerrar un trato.

Es importante que examines el automóvil tú mismo y no solo confíes en el vendedor, ya que algunas personas podrían no ser honestas respecto al estado del auto, según dijo Jacob van Cleef, del grupo de protección al consumidor U.S. PIRG.

Aunque no se tienen datos exactos de cuántos autos afectados por inundaciones se están vendiendo como usados actualmente, el grupo U.S. PIRG dijo que han notado varios indicadores que apuntan a que esto puede estar sucediendo.

Primero está la escasez global de semiconductores que está obligando a Ford, GM y otros fabricantes de automóviles a lanzar menos autos nuevos al mercado, lo que está llevando a que más compradores opten por autos usados.

El segundo indicador es que ha habido un aumento de las inundaciones en todo el país. Muchas ciudades que históricamente no han tenido grandes inundaciones, como Filadelfia y el área metropolitana de Detroit, se encontraron bajo el agua en algún momento de este año. Entre más comunidades inundadas hay, hay mayor probabilidad de que los vendedores ofrezcan vehículos dañados, según dijo van Cleef.

Las grandes inundaciones de este año en Louisiana y California causaron más de $1,000 millones de dólares en daños cada una. Y el huracán Ida causó entre $16,000 millones y $ 24,000 millones en pérdidas por inundaciones. Tan solo con el huracán Ida, se estima que más de 210,000 vehículos fueron dañados por las inundaciones que provocó.

Los concesionarios y otros vendedores pueden comprar vehículos que estuvieron en inundaciones, secarlos y limpiarlos y venderlos a compradores desprevenidos como vehículos de segunda mano.

Otros tips para identificar un automóvil dañado por una inundación, es realizar una verificación del número de identificación del vehículo (VIN). también puedes levantar las alfombras y buscar manchas de arena o agua. Buscar metal oxidado en tornillos y otras conexiones mecánicas. También deberías probar el automóvil y sentir cómo acelera y frena.

También te puede interesar:

El precio promedio de autos nuevos en Estados Unidos rebasa por primera vez en la historia los $45,000 dólares

Elon Musk presenta su nueva cerveza “GigaBier” con un envase inspirado en la camioneta eléctrica Cybertruck