Cirujanos transplantan riñón de cerdo a un ser humano y funcionó

El riñón de un cerdo genéticamente alterado fue trasplantado a un humano sin que el sistema inmunológico receptor lo rechazara en una intervención realizada en NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York

El riñón del cerdo fue previamente alterado genéticamente.
El riñón del cerdo fue previamente alterado genéticamente.
Foto: AFP / Getty Images

El riñón de un cerdo genéticamente alterado fue trasplantado a un humano sin que el sistema inmunológico receptor lo rechazara de inmediato, lo que supone un avance importante ante la escasez de órganos humanos con esos fines. 

La persona que recibió el órgano era una paciente con muerte cerebral cuya familia aceptó que se realizara en ella el experimento, previo a que le quitaran el soporte vital.

Durante tres días, el nuevo riñón se adhirió a sus vasos sanguíneos, pero se mantuvo fuera de su cuerpo, con el fin de que los cirujanos de NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York, pudieran analizar su óptimo funcionamiento.

El riñón del cerdo, previamente fue alterado genéticamente para que los tejidos de éste no contuvieran una molécula que es conocida por desencadenar un rechazo casi inmediato.

Podría tratarse de un importante avance ante la escasez de órganos humanos para transplante. (Foto: Getty Images)

El Dr. Robert Montgomery, cirujano de trasplantes, fue quien dirigió el estudio y mencionó que no hubo evidencia del rechazo temprano.

Aunque en este experimento, se dejó el riñón sólo durante tres días, es probable que cualquier ensayo futuro se descubran nuevas barreras que deberán superarse.

El cerdo alterado genéticamente, denominado GalSafe, fue desarrollado por la unidad Revivicor de United Therapeutics Corp y aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos en diciembre de 2020, para su uso como alimento para personas con alergia a la carne.

Esta investigación sugeriría que los cerdos “GalSafe” podrían ayudar a los transplantes de órganos, desde válvulas cardíacas, hasta injertos de piel para pacientes humanos.

Investigadores en materia de transplantes han estado trabajando durante décadas sobre la posibilidad de utilizar órganos de animales para seres humanos, pero el rechazo inmediato a obstaculizado el proceso.

Sólo en Estados Unidos, cerca de 107,000 personas están actualmente esperando trasplantes de órganos, incluidas más de 90,000 en espera de un riñón, según United Network for Organ Sharing; el tiempo de espera para un riñón es de tres a cinco años.