Convicto que salió de la cárcel tras 27 años mata con un destornillador a hispana en Florida y la lanza por canal

Eric Pierson admitió haber asesinado a la hispana Erika Verdecía; el convicto admitió haber apuñalado dos veces a la mujer en el cuello y una vez en cada ojo con un destornillador

Una patrulla de la policía de Sunrise, en Florida.
Una patrulla de la policía de Sunrise, en Florida.
Foto: CHANDAN KHANNA / AFP / Getty Images

Las autoridades en Florida arrestaron a Eric Pierson como sospechoso de haber asesinado a la hispana Erika Verdecía, un año después de que el hombre saliera de la cárcel tras cumplir una condena de 27 años de cárcel.

Verdecía, de 33 años, fue reportada desaparecida en Sunrise el 28 de septiembre, cuatro días después de que esta se encontrara con Pierson, de 54.

El reporte esta semana de Local 10 News indica que la madre de la víctima, Carmen Verdecía, dijo a oficiales de la policía de Sunrise que, tras conversar con amigos de su hija, supo que esta estuvo con Pierson la mañana del 25 de septiembre y que ambos fueron detenidos por oficiales. No están claras las razones.

El hombre cumplió una condena de cárcel por golpear y estrangular a Kristina Whitaker, de 17 años, en Davie, en el 1993.

Detectives hallaron el cuerpo de la joven el 22 de enero de 1994 en un espacio de construcción.

Aunque los fiscales acusaron a Pierson de asesinato en primer grado, este se declaró culpable de asesinato en segundo grado, y fue sentenciado el 1 de diciembre de 1995. Cuando el hombre fue convicto en ese caso, ya estaba cumpliendo cuatro años de una sentencia de 18 por cortarle la garganta a una mujer luego de ingresar a su vivienda en Davie. La víctima sobrevivió al ataque.

En el 2020, Pierson fue liberado bajo vigilancia supervisada, por lo que solo cumplió 26 años de la sentencia de 40 por el asesinato de Whitaker.

 “¿Por qué ese asesino estaba en la calle”, cuestionó la madre de Verdecía. “¿Por qué el sistema de justicia nos falló?”, añadió la entrevistada.

Una evaluación del auto de Pierson arrojó rastros de sangre en el asiento trasero.  

Un equipo de buzos recuperó el cadáver de Verdecía de un canal que habría sido lanzado con rocas al cuerpo de agua.

Aunque el hombre dio versiones contradictorias sobre los hechos, finalmente admitió haber apuñalado dos veces a la mujer en el cuello y una vez en cada ojo con un destornillador.

El hombre alegó, sin embargo, que fue en defensa propia.