Mujer en España finge su secuestro y pide rescate de $7,000 a su esposo; policías la encuentran jugando bingo

Los propios policías en Barcelona localizaron a la mujer en una sala de juegos de azar gastando parte del "rescate"; la mujer enfrenta cargos de simulación de delito y extorsión

Jugadores de bingo en Larehills Labour Club, en Leeds, Inglaterra.
Jugadores de bingo en Larehills Labour Club, en Leeds, Inglaterra.
Foto: Oli SCARFF / AFP / Getty Images

Una mujer fue detenida por Mossos d’Esquadra en Barcelona luego de que fingiera su secuestro y exigiera a su esposo  6,000 euros (unos $7,000 dólares) a cambio de su liberación, suma que el hombre pagó pensando que, en efecto, su pareja estaba en peligro.

El reporte de El País esta semana indica que el incidente ocurrió el 4 de octubre pasado cuando la farsante, de 47 años, inventó el rapto para conseguir que el hombre pagara la suma para su beneficio.

Como si la mentira anterior no fuera suficientemente repudiable, la mujer habría utilizado el dinero para jugar al bingo.

En la referida fecha, la víctima denunció en la comisaría de Badalona que había recibido diversas llamadas de su esposa en las que esta le comunicaba que se encontraba secuestrada y que los captores exigían una recompensa de 6,000 euros para que la liberaran. En el momento en que se reportaron los hechos, el hombre se encontraba hospitalizado, por lo que el contacto con la mujer resultó accidentado.

Los agentes de Badalona se pusieron en contacto con la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de la policía catalana para que se hiciera cargo de la investigación. Agentes revisaron el caso y notificaron al juzgado.

Luego de que el marido pagó parte del rescate, los mossos comprobaron que la mujer había accedido por su cuenta al dinero y se fue a jugar bingo. Los propios policías localizaron a la mujer en una sala de juegos de azar gastando parte del “rescate”, según el informe del rotativo español. Los agentes detuvieron a la mujer, quien enfrenta cargos de simulación de delito y extorsión.

Tras ser entrevistada en una comisaría, la acusada fue liberada en espera de que el juez la llame a declarar.