Un hispano tendrá a su cargo tratar de calmar un ‘monstruo de mil cabezas’: la crisis del sistema carcelario de NYC

El anuncio del alcalde electo Eric Adams, quien sigue armando a su nuevo equipo en la Ciudad vino acompañado de otra noticia: el 1 enero retomarán el confinamiento solitario en Rikers Island

Eric Admas nombró a Louis Molina como el nuevo Comisionado de Correccionales de NYC.
Eric Admas nombró a Louis Molina como el nuevo Comisionado de Correccionales de NYC.
Foto: Erica Krodman / Cortesía

Le tocará enfrentar una situación calificada como “infernal” y rodeada al término de este 2021 por infinitas controversias.

También tendrá como tarea revertir la crisis de hacinamiento y violencia de Rikers Island, la cárcel más grande de Nueva York. Y a la vez acompañar la ruta del proyecto de cerrarla y eliminarla. 

Todos los anteriores desafíos, pasan desde el próximo 1 de enero a manos de Louis Molina, el nuevo comisionado del Departamento de Correcciones de la Ciudad de Nueva York (NYCDOC), nombrado este jueves por el alcalde electo Eric Adams. 

Se trata del primer hispano que ya tiene una posición de alto rango en la nueva Administración municipal. 

Además, este nombramiento tiene otra significación: en la historia de la ciudad nunca un latino había sido la cabeza de la agencia de la Ciudad que administra las prisiones y los centros correccionales.

“Necesitamos un comisionado del DOC que proporcione condiciones humanas a los presos, reduzca las tasas de reincidencia, apoye a nuestros oficiales penitenciarios; y reinvente el NYCDOC de un sistema punitivo de puerta giratoria a un sistema de rehabilitación integral. Esa persona es Louis Molina”, acotó Adams tras confirmar su nombramiento.

La tercera ficha puesta en el tablero de la nueva Administración municipal nació en El Bronx y es un veterano de guerra que formó parte del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD).  Actualmente es jefe de Seguridad Pública de Las Vegas.

El sistema carcelario no es nada nuevo para el alto funcionario entrante, pues se desempeñó como primer subcomisionado del Departamento de Corrección del Condado de Westchester, durante casi tres años.

“Durante demasiado tiempo, hemos manejado nuestro enfoque de seguridad pública con eslóganes y no con el apoyo de la ciencia. Y nuestras estrategias para mejorar la seguridad y la protección, así como los programas y el apoyo, deben basarse en pruebas, si queremos lograr la confianza y la legitimidad en nuestro sistema de justicia”, expuso Molina tras ser nombrado.

El nuevo jefe de las prisiones destacó que trabajará con el uniforme del personal civil que se ha sacrificado en los momentos más difíciles de nuestra ciudad durante el apogeo de la pandemia.

“Su servicio colectivo es el activo más valioso que tiene este departamento. Estoy listo para ponerme a trabajar en el día uno mejorando las condiciones en las cárceles y prisiones de nuestra ciudad, y agradezco al alcalde electo Adams por la confianza que ha depositado en mí ”, remató.

“Confinamiento solitario se retoma”

Pero el nombramiento de Molina estuvo acompañado por otro anuncio que de inmediato se convirtió en una ‘bola de fuego’ que encendió airadas reacciones de varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos de Nueva York.

Adams precisó que su primer día como alcalde de la ciudad de Nueva York será muy “ajetreado” en la cárcel de Rikers Island. 

En una conferencia de prensa criticó los esfuerzos del alcalde saliente para poner fin al confinamiento solitario y prometió “restablecerlo lo antes posible”.

“No voy a permitir que los presos y los oficiales sean víctimas de personas violentas. Rikers Island ha sido una vergüenza nacional y lo hemos ignorado””, subrayó.

El método de castigo que separa en espacios solitarios a los reos que han tenido conductas violentas o han violado las normas disciplinarias de los recintos carcelarios, ha sido objeto de muchas movilizaciones para exigir su eliminación en las últimas décadas.

La Sociedad de Ayuda Legal (Aid Legal), en respuesta al plan de la Administración Adams para restablecer las prácticas de confinamiento solitario, dentro de las cárceles de la ciudad de Nueva York, resumió en un comunicado: “Se echan por tierra años de progreso para deshacer daños físicos y mentales”.

“El nuevo Alcalde electo ha prometido una respuesta emocionalmente inteligente a problemas complejos de aplicación de la ley. Contradictorimente plantea retomar una práctica que las Naciones Unidas ha denunciado como tortura y el límite de las Reglas Mandela”, remató la organización.

De hecho, hace un par de semanas congresistas neoyorquinos, en una amplia misiva pública, instaron al presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, a que antes de que finalice el 2021, “pulse el botón” que eliminaría el método de castigo calificado como una “forma de tortura”, simplemente llamando a votación el anteproyecto de Ley 2173 que prohibiría por completo esta práctica en la Gran Manzana.

16 muertos en lo que va de 2021 en la prisión de Rikers Island ubicada en Queens.

¡Bienvenido!”

Pero en medio de esta espinosa discusión, también de inmediato algunos sectores aplaudieron las primeras medidas anunciadas por el mandatario municipal entrante.

El presidente del sindicato de funcionarios penitenciarios Benny Boscio, quien es contrario a que se derogue por completo el confinamiento solitario en las cárceles, le dio la bienvenida al nuevo Comisionado de Correccionales.

“No es ningún secreto que durante los últimos ocho años, nuestra fuerza laboral esencial ha pasado por un infierno y se ha visto obligada a trabajar en condiciones intolerables por una administración que nos veía como prescindibles”, dijo en un comunicado el líder sindical.

Boscio ponderó que en efecto el nuevo hombre del equipo de Adams es un líder de “aplicación de la ley probado”.

“Estamos seguros que estará dispuesto a trabajar en colaboración con nosotros para restaurar la seguridad y la cordura en nuestras cárceles. Tenemos la esperanza de que el comisionado entrante comparte esos mismos objetivos. Le damos la bienvenida a nuestra agencia”, agregó.

Las tareas de Molina

El nuevo equipo municipal hereda varios ‘hervideros’ alrededor del sistema penitenciario, teniendo como principal factor la violencia en Rikers, en donde en lo que va de año ya han muerto 16 internos.

También se enfrentará al restablecimiento de las relaciones con los oficiales penitenciarios que se han rebelado contra la Administración de Bill De Blasio durante la pandemia.

Y por si fuera poco, el próximo Comisionado heredará dar seguimiento a un plan iniciado por el Alcalde que en semanas abandonara el Ayuntamiento que incluye cerrar “para siempre” la prisión de Rikers Island en el 2027. Y reemplazarla con cárceles más pequeñas en Manhattan, Brooklyn, Queens y el Bronx.

Aunque durante la campaña electoral en debates públicos el nuevo mandatario electo mostró su postura de seguir con el plan de cierre del recinto carcelario, todavía hay algunas dudas sobre su posición sobre la ubicación de las pequeñas cárceles en vecindarios neoyorquinos.

En este sentido, Darren Mack, codirector de Freedom Agenda, dijo al medio digital Politico que la crisis actual en Rikers, con 16 muertes este año hace que avanzar con el plan sea aún más urgente.

“Esto es algo por lo que los sobrevivientes de Rikers, defensores y aliados han luchado y creemos que definitivamente la próxima administración debe ceñirse al plan. Es una crisis de derechos humanos. ¿Qué podría ser más urgente que eso? “, concluyó.

Louis Molina es el primer hispano de alto rango que forma parte del equipo del alcalde electo de NYC, Eric Adams. (Foto: Cortesía louismolina.com)

¿Quién es Louis Molina?

  • Sirvió durante cuatro años en la Infantería de Marina, en el 2º Batallón de la 3ª División Marina y se desplegó en varias partes de Asia. 
  • Cerca del final de su tiempo en servicio activo, obtuvo una licenciatura en Filosofía en la Universidad Chaminade de Honolulu. 
  • Comenzó su carrera como oficial de NYPD alcanzando el rango de Detective Investigador Criminal después de servir como oficial encubierto, infiltrándose en redes criminales que venden narcóticos ilegales. 
  • Tiene experiencia en el Departamento de Correcciones de la Ciudad de Nueva York, habiendo servido como supervisor interno jefe y comisionado asistente interino para la unidad de cumplimiento.
  • Completó cursos en política internacional en la Universidad de Cambridge, Reino Unido, y obtuvo dos maestrías: una en Administración Pública de Marist College School of Management y la otra en Derechos Humanos de la Escuela de Artes de la Universidad de Columbia. 
  • Asistió al Programa de Administración General de la Escuela de Negocios de Harvard (HBS) que completó en Noviembre de 2020.
  • Se desempeñó como primer Subcomisionado de Departamento de Corrección del Condado de Westchester.
  • 2021: sangre y violencia en las cárceles

    • 10 instalaciones penitenciarias administra la Ciudad de Nueva York, ocho de las cuales están ubicadas en Rikers Island, además de dos salas de prisiones de los hospitales Bellevue y Elmhurst.
    • 6,000 reos aproximadamente en las prisiones de NYC
    • 16 personas han muerto este año en las cárceles de la ciudad de Nueva York, incluidas cinco que se han suicidado.
    • 3 veces mayor es el uso de la fuerza en estos centros penales desde que un monitor independiente reporta anualmente la violencia.
    • 38 incidentes que involucraron lesiones graves entre enero y junio de 2016 en comparación con 239 en el mismo periodo en 2021.
    • 23% de la población carcelaria de Nueva York es de origen hispano de acuerdo con las tendencias de los últimos 5 años.