De Blasio y Adams presentan plan ‘Stay Safe and Stay Open’ para que escuelas de NYC abran el 3 de enero

El nuevo plan amplía las pruebas de descarte de COVID-19 en estudiantes y ​enviará kits a casa de los alumnos y el personal cuando alguien en un aula resulte positivo de coronavirus

En las calles madres como Karina Lara les parece un "gran error" llamar a clases el próximo lunes.
En las calles madres como Karina Lara les parece un "gran error" llamar a clases el próximo lunes.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Aunque se estimaba que la reapertura de las escuelas públicas y clases presenciales en la ciudad de Nueva York se podían posponer por el ascenso de los casos de la nueva variante Ómicron  del COVID-19, este martes el alcalde saliente Bill de Blasio reconfirmó que sin dudas el regreso a las aulas será el próximo 3 de enero. Y en esa ruta lo acompañan el mandatario municipal entrante Eric Adams y la gobernadora Kathy Hochul.

La reapertura de los planteles públicos de la Gran Manzana luego de las vacaciones de invierno estará marcada por un nuevo enfoque, que incluye enviar kits de pruebas rápidas a casa de todos los estudiantes y el personal cuando alguien en un salón resulte positivo en coronavirus.

Bajo el nuevo plan, los estudiantes que son asintomáticos y den negativo en la prueba pueden regresar a las aulas en lugar de ponerse en cuarentena en casa. Harán otra prueba en casa dentro de una semana.

‘Stay Safe and Stay Open’ (manténgase a salvo y permanezca en las aulas) es la consigna del programa de regreso a las aulas, detallado por el mandatario municipal, quien en solo tres días terminará su mandato.

“Este esquema que estamos anunciando garantiza más consistencia en el proceso educativo, pues será el peso de menos interrupciones por cadenas de contagios. Muchos padres han dicho con mucha razón que esto ha sido un tremendo desafío para ellos. Y tenemos la experiencia que lo que pondrá en práctica funciona“, dijo De Blasio.

De manera virtual, el alcalde electo Eric Adams también estuvo presente en el anuncio de esta estrategia que será motorizada a dos días de asumir su cargo, lo cual significa un cambio significativo en los esquemas preventivos en la comunidad educativa. 

Antes, cuando uno o más estudiantes resultaban positivos, se enviaban a aulas enteras a casa a clases en línea.

“Nos enfrentamos a un aumento repentino del virus, pero también a un incremento de más recursos. Cuando se trata de la escuela o los jóvenes, es fundamental que la educación sea parte de su desarrollo general, su salud mental, sus habilidades sociales .Y pueden aprender mejor cuando están en clases de manera presencial“, razonó Adams.

Las autoridades de Salud de Nueva York siguen llamando a los padres y representantes a vacunar a los niños en edad escolar. (Foto: AFP)

La clave sigue siendo la vacuna

En esta nueva ecuación, el estado de Nueva York planea enviar en cuestión de días dos millones de pruebas rápidas de COVID-19 a las escuelas de la ciudad.

“Vimos el experimento fallido con la enseñanza remota, y los padres que simplemente se estaban tirando de los pelos. Apoyamos este nuevo esquema, a la par que insistimos en continuar con la vacunación como el eje central de nuestra guerra contra este virus“, subrayó la gobernadora Hochul.

El anuncio de esta estrategia coincide con una semana en que los casos de coronavirus siguen en alza en Nueva York, debido a lo altamente contagiosa que ha resultado la variante Ómicron, además con un elemento adicional: el aumento significativo de las infecciones entre los niños. 

Del 19 al 23 de diciembre, se reportaron 184 nuevas hospitalizaciones de menores y 109 de ellas solo en la ciudad de Nueva York.

“Los que se están enfermando gravemente hasta ahora son solo los niños no vacunados. Eso nos indica que estamos en lo correcto”, apuntó Hochul.

Pocos contagios en las escuelas

En este sentido el Dr. Dave Chokshi, comisionado del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH), dijo que en este nuevo año el objetivo es identificar más rápidamente los casos reales y asegurarse de que se aíslen.

“Nuestros datos revelan que en este año escolar las escuelas siguen estando entre los entornos más seguros de nuestras comunidades. Incluso si las tasas fueran algo más altas debido a que Ómicron se vuelve dominante, estimamos que en los planteles alrededor del 98% de los contactos cercanos no terminan desarrollando la enfermedad”, argumentó el principal médico de la ciudad.

En efecto, las autoridades de Salud comparten que para cualquier caso identificado en una escuela pública de la ciudad de Nueva York entre octubre y diciembre, solo 1 de cada 120 contactos cercanos desarrolló COVID-19, eso es apenas el 0.83%.

Las estimaciones de las autoridades de la Ciudad es que la mayoría de las personas probablemente estarán expuestas a la nueva variante del nuevo coronavirus, altamente transmisible durante los próximos seis a 12 meses. 

“Si bien Ómicron parece estar afectando a los niños más que las variantes anteriores del coronavirus, las vacunas están previniendo enfermedades graves”, reforzó Chokshi.

Hay dudas

A pesar de la serie de argumentaciones de las autoridades, la Federación Unitaria de Maestros de Nueva York (UFT) puso sobre la mesa algunas dudas.

“Los maestros están preparados para hacer su trabajo a partir del 3 de enero. El problema real es si la Ciudad puede hacer su trabajo en tan poco tiempo. Y si las nuevas iniciativas de pruebas estarán disponibles en todas las escuelas. También nos preguntamos si existirá una sala de situación mejorada para la próxima semana”, reclamó Michael Mulgrew, presidente de la UFT en un comunicado.

El líder sindical acotó que están “contentos” que después de semanas de presiones tanto en la administración actual como en la entrante, la Sala de Situación COVID-19 en las escuelas se “esté reconstruyendo, después de básicamente desmoronarse en las últimas semanas”.

“Nos acercamos a una reapertura segura de la escuela la próxima semana. Pero no estamos allí todavía”, concluyó Mulgrew.

Antes de las vacaciones, cientos de aulas ya estaban cerradas debido a infecciones por COVID-19 y ocho escuelas fueron cerradas por completo para los estudiantes.

En gran medida, el personal vacunado no pudo hacerse la prueba de COVID-19 a pesar del aumento de las infecciones. Los maestros se vieron obligados a hacer largas filas para tener acceso a un número limitado de pruebas de PCR y kits caseros si habían estado expuestos.

Durante las últimas horas, algunas voces de la comunidad científica habían asomado que era conveniente ante la realidad pandémica durante estas fiestas  estar “preparados” para programar dos o tres semanas de aprendizaje remoto después de estas vacaciones.

Por ejemplo, Donna Hallas, profesora del programa de enfermería pediátrica de la Universidad de Nueva York (NYU), opinó en una entrevista a la publicación digital Gothamist que “si la cantidad de casos se duplica y triplica y la tasa de positividad continúa aumentando, probablemente sea prudente reconsiderar la enseñanza presencial durante dos semanas”.

Padres con opiniones encontradas

En las calles, padres y representantes tienen opiniones encontrados ante el regreso a clases tan pronto como el próximo lunes, con un escenario definido por el avance sin pausas de Ómicron.

Tal es el caso de la ecuatoriana Karina Lara, residente de Manhattan, quien tiene dos niños en edad escolar.

“Me parece una locura que abran las escuelas públicas de inmediato, cuando tenemos no solo el aumento de los casos, sino que todos los científicos están estimando que por las reuniones de Navidad y Año Nuevo de estos días, los casos se elevarán. Incluso la gente vacunada se contagia”, considera Karina.

Por el contrario, la dominicana Elsa Ramos, con dos niños de 6 y 10 años en una escuela en Harlem, tiene otra visión de esta medida: “Obviamente nos da miedo, pero este virus no se va  ir pronto. Tenemos que aprender a lidiar con él siguiendo cierta normalidad. Si los niños no van a la escuela, entonces los padres no podemos trabajar”.

¿En qué consiste el plan vuelta a clases 2022?

  • El 3 de enero arrancarán las actividades escolares presenciales para lo cual la Ciudad amplía la capacidad de realizar pruebas de descarte de COVID-19.
  • El acceso a las pruebas incluirá a estudiantes vacunados y no vacunados, así como a maestros y personal.
  • Si hay un caso positivo en un salón de clases, todos los estudiantes de la clase recibirán kits de prueba en casa.
  • Si son asintomáticos y dan negativo en la prueba, pueden regresar al día siguiente de su primera prueba negativa.
  • Los estudiantes recibirán una segunda prueba en casa dentro de los siete días posteriores a su exposición.
  • La Ciudad duplicará las pruebas de PCR en todas las escuelas, todas las semanas.

¿Dónde solicito las pruebas?

Puede encontrar sitios con pruebas rápidas en: nyc.gov/covidtest, envíe un mensaje de texto con “COVID TEST” al 855-48 o llame al 311 para informarse sobre un sitio de pruebas cerca de usted.

COVID-19 en las escuelas

  • 18,700 estudiantes, que es menos del 2% de los niños de escuelas públicas, han dado positivo por el coronavirus este año escolar.
  • 20% en total de los estudiantes serán examinados aleatoriamente cada semana a partir de enero. Hasta ahora había sido del 10%.
  • 1,011 aulas tuvieron que entrar en cuarentena parcial desde que iniciaron las clases en septiembre por algún caso positivo de coronavirus.
  • 71% de las 26,274 infecciones confirmadas en las escuelas públicas de la Gran Manzana han sido de estudiantes.
  • 100% de los niños, en el grupo de edad de 5 a 11 años, que tuvieron que ser hospitalizados con COVID-19 este mes en NY, no estaba vacunado, de acuerdo con cifras oficiales.
  • 96% de los empleados del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva Yotk (DOE) están vacunados.