Alcalde Adams aclara dudas sobre las clases ante ola de COVID-19: “No hay cambios, las escuelas seguirán abiertas”

Las autoridades de la Ciudad negaron que exista la posibilidad de una transición a clases 'online'

"Nosotros estamos ganando", dijo el mandatario municipal al anunciar la continuidad de las clases presenciales en NYC.
"Nosotros estamos ganando", dijo el mandatario municipal al anunciar la continuidad de las clases presenciales en NYC.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

En medio de la presión para que el sistema de educación pública de la ciudad de Nueva York diera un paso a las clases virtuales debido la ola de casos de COVID-19, el alcalde Eric Adams despejó este martes las dudas: “Las escuelas seguirán abiertas, solo estamos explorando la opción ‘online’ para estudiantes que estén aislados por estar contagiados”.

Se había especulado mucho en los últimos días, sobre un probable mandato de aprendizaje virtual más integral ante la presión de huelgas estudiantiles, protestas de educadores y demandas de los sindicatos de maestros, quienes reportaron en conjunto estar agobiados por la furia de la variante ómicron del coronavirus en los entornos escolares.

“No quiero que haya malas interpretaciones. Nuestros edificios escolares permanecerán abiertos. No haremos nada que impida que nuestros hijos asistan a las aulas. Nosotros determinamos desde el primer día de mi gobierno que no cerraríamos”, destacó el Alcalde.

Los niveles de asistencia desde que los estudiantes regresaron de las vacaciones de invierno, han sido más bajos de lo habitual. En promedio, hasta el pasado viernes, el ausentismo escolar fue de aproximadamente de 35%.

Las razones que han impulsado la soledad en algunas aulas, han sido todas asociadas con el brote pandémico: temores de los padres y representantes, estudiantes y maestros enfermos, además del cierre del servicio de varias líneas de servicio del Subway por ausencia de personal.

Por su parte, el canciller de escuelas de la ciudad de Nueva York, David Banks fue tajante al asegurar que cualquier conversación con los sindicatos y la comunidad escolar, sobre la posibilidad de aprendizaje remoto, tratará sobre cómo estudiantes afectados por pruebas COVID-19 positivas, que necesiten permanecer en casa por una semana o más, puedan continuar “online” algunas actividades.

“Queremos reiterarle a los padres y representantes, que el sitio más seguro para que sus hijos estén durante el día, son las escuelas”, subrayó Banks.

“Hemos detectado casos a tiempo”

La Ciudad ha facilitado desde el inicio de clases, 4,5 millones de kits de pruebas caseras, que han arrojado hasta ahora apenas 25,000 casos positivos. Además, han duplicado los test PCR en la comunidad escolar. 

“Esta estrategia de masificación de pruebas gratuitas nos ha permitido detectar casos a tiempo y evitar la expansión.  Junto con las campañas de vacunación y el uso de máscaras, hemos frenado la expansión del COVID-19 en nuestras escuelas”, concluyó el mandatario municipal.

Voceros de la Federación Unitaria de Maestros (UFT) que representa a los maestros de escuelas públicas de la ciudad, que venía presionando desde el 2 de enero por la transición a la educación remota, aseguraron que siguen discutiendo otros programas de aprendizaje a distancia, pero para “ciertos grupos de estudiantes”.

En este sentido, el docente puertorriqueño Miguel Padrón, quien imparte clases en una escuela secundaria en el Alto Manhattan contó que el pasado viernes en su aula de 45 alumnos solo asistieron seis.

“Desde que arrancó el año la asistencia ha sido muy limitada. Incluso de los mismos docentes, quienes como mi caso estuvimos enfermos”. 

El escenario de clases ‘online’ para los niños y jóvenes que reporten están positivos en COVID-19, implica para algunos docentes como Padrón, un “trabajo doble”.

“Ya lo hemos hecho. Los estudiantes que no vienen a clases porque están positivos le tenemos que evaluar y mandar tareas para la casa. Eso generalmente lo hacemos cuando dejamos la escuela. Es decir, que para nosotros eso significa trabajar muchas más horas”, razonó el docente.

Entretanto, la madre dominicana Teresita Ferrer, quien tiene a dos niños en el sistema escolar, asegura que después de Año Nuevo, en su casa en Inwood, “todos estuvieron enfermos”.

“Mi esposo y yo caímos con COVID-19. Aunque los kits de los niños no nos llegaron a tiempo, nos pareció que lo responsable era dejarlos en la casa. Ellos no tenían síntomas, pero obviamente estuvieron expuestos. Ya será la semana que viene que empiecen”, compartió la isleña.

Omicron pierde fuerza

De acuerdo con los balances de la autoridades de Salud existen “buenas noticias” en medio de la batalla contra la pandemia esta semana.

“Vemos una curva descendente de la variante ómicron: Pero todavía tenemos más trabajo por hacer para llegar a la base. Nuestro promedio de siete días de casos nuevos diarios, ahora es inferior a 20,000. Eso es menos de la mitad del pico de casi 43,000 casos nuevos promedio un día antes en enero”, reportó este martes Dave Chokshi, comisionado del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York, (DOHMH).

El principal médico de la ciudad ratificó que con la masificación de las pruebas y otras capas de seguridad, lograron bloquear en las escuelas cadenas de transmisión, que todos suponían debían ser más altas.

“Hemos podido reabrir las escuelas de manera segura, cuando muchos otros distritos escolares grandes no pudieron. Lo hicimos en septiembre a pesar de la variante Delta y con el plan ‘Abiertos y Seguros’ del alcalde Adams, lo logramos nuevamente este mes con ómicron”, destacó el funcionario.

De manera similar, la Ciudad muestra una disminución en las hospitalizaciones por COVID-19 de un total de aproximadamente 6,500 pacientes recluidos el pasado 11 de enero a 5,800 a partir de este domingo, según datos estatales.

El dato:

938,000 estudiantes han asistido en promedio a clases en las primeras semanas de enero, lo que significa una tasa de aproximadamente del 75% de asistencia. Específicamente el pasado viernes, 235,000 estudiantes no asistieron al aula, pero a criterio del Departamento de Educación las presencia de niños y jóvenes en los planteles aumentará en los próximos días.