FundéuRAE explica cómo se escribe uno de los nuevos términos deportivos: ¿”calientabanquillo” o “calienta-banquillo”?

Ante uno de los nuevos términos deportivos cuya escritura ha generado gran duda entre los medios de comunicación, la FundéuRAE ha publicado cuál es la forma correcta de escribir "calientabanquillo" o "calienta-banquillo"

Leo Messi espera sentado en el banquillo previo a un entrenamiento con la selección Argentina.
Leo Messi espera sentado en el banquillo previo a un entrenamiento con la selección Argentina.
Foto: Patrick Smith / Getty Images

La Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia de noticias EFE y la Real Academia Español (RAE), hizo pública su más reciente actualización ortográfica sobre uno de los nuevos términos que se están usando en los deportes, principalmente en el fútbol, el cual tiene que ver con la forma en que se nombra a los jugadores que se quedan en la banca.

La discusión inició debido al reciente pero reiterado uso de las palabras “calientabanquillo” y “calienta-banquillo”, sobre las cuales surge la duda de si su escritura correcta es pegada o separada. Ante esto la FundéuRAE salió al paso para aclarar y definir cómo se debe escribir esta término.

En ocasiones se encuentran en los medios de comunicación oraciones como “El central se ha convertido en un calienta banquillo para Guardiola”, “El exdelantero cree que Ronaldo preferiría retirarse a ser un calienta-banquillos” o “Afirmó que no le importaba ser un calienta banquillos en el Camp Nou por el dinero que ganaba”.

La escritura adecuada del sustantivo que designa al jugador que permanece más tiempo en el banquillo que en el terreno o campo de juego es “calientabanquillo”, todo junto, no “calienta banquillo” ni “calienta-banquillo”. Según lo explicado en la “Nueva gramática de la lengua española”, es un compuesto propio o univerbal, formado por el verbo “calentar” (conjugado en tercera persona del singular del presente de indicativo) y el nombre “banquillo”.

A menudo se emplea también en plural, “calientabanquillos”, acabado en ese (S), con el mismo sentido que en singular.

Por tanto, en los ejemplos anteriores, lo adecuado habría sido escribir: “El central se ha convertido en un calientabanquillo para Guardiola”, “El exdelantero cree que Ronaldo preferiría retirarse a ser un calientabanquillos” y “Afirmó que no le importaba ser un calientabanquillos en el Camp Nou por el dinero que ganaba”.

Lea también:
Honduras en el sótano: Canadá vence en Tegucigalpa y lidera octagonal de Concacaf rumbo a Qatar 2022
El entrenador más longevo de la Premier League vuelve para dirigir al Watford