COVID: Enfermedades cardíacas amenazan a los sobrevivientes incluso un año después de la infección

Las complicaciones cardiovasculares son frecuentes entre las personas que han tenido COVID-19, incluso con síntomas leves, y esos problemas pueden presentarse hasta un año después de la infección

El COVID-19 pone a las personas en un riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiovasculares.
El COVID-19 pone a las personas en un riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiovasculares.
Foto: Unsplash

Hemos vivido prácticamente dos años de pandemia de COVID-19 y las secuelas de la enfermedad continúan siendo una de las preocupaciones más importantes de salud en el mundo entero. Entre otros efectos secundarios, las enfermedades cardíacas amenazan a los sobrevivientes de COVID incluso un año después de la infección: accidentes cerebrovasculares, coágulos sanguíneos, inflamación del corazón, arritmias, infartos, insuficiencia cardíaca o enfermedad de las arterias coronarias son algunos de los padecimientos que enfrenta un porcentaje importante de quienes se han contagiado con el virus SARS-CoV-2.

Lo que estamos viendo no es bueno. El COVID-19 puede provocar complicaciones cardiovasculares graves y la muerte. El corazón no se regenera ni se repara fácilmente después de un daño cardíaco. Estas son enfermedades que afectarán a las personas de por vida”, explicó el doctor Ziyad Al-Aly, autor principal de una investigación publicada en la revista Nature que analiza el efecto a largo plazo de la infección en el corazón.

Estos problemas han sido constantes incluso en personas previamente sanas y en quienes cursaron una infección leve de COVID-19, según los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y el Sistema de Atención de la Salud de Asuntos de Veteranos de St. Louis.

Se calcula que de las 380 millones de personas que han pasado por COVID en el mundo, unos 15 millones de ellas padecen ahora de enfermedades cardíacas. Estas cifras son bastante significativas, especialmente si se considera que la enfermedad cardiovascular, que incluye diversas afecciones cardíacas, trombosis y accidente cerebrovascular, es la principal causa de muerte en Estados Unidos y en el mundo entero. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) estiman que cada año uno de cada cuatro estadounidenses muere de enfermedades del corazón.

Sin distinción de raza, género o padecimientos preexistentes

Además, los expertos observaron que el COVID-19 aumenta las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares tanto en las personas cuyo corazón ya presentaba algún riesgo por diversos factores, como en quienes nunca habían tenido problemas cardíacos y se consideraban de bajo riesgo, pues están desarrollando estas afecciones después de infectarse con el nuevo coronavirus.

“Nuestros datos mostraron un mayor riesgo de daño cardíaco para jóvenes y ancianos; masculinos y femeninos; negros, blancos y de todas las razas; personas con obesidad y personas sin; personas con diabetes y las que no; personas con enfermedades cardíacas previas y sin enfermedades cardíacas previas; personas con infecciones leves de COVID y aquellas con COVID más grave que necesitaban ser hospitalizadas por ello”, aseguró el doctor Al Aly en un comunicado.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores monitorearon durante un años a 5.6 millones de pacientes sin COVID-19 y a 5.8 millones que lo contrajeron entre el 1 de marzo de 2020 y el 15 de enero de 2021. Las enfermedades cardíacas, incluidas la insuficiencia y la muerte, ocurrieron en un 4% más de personas que contrajeron COVID en comparación con quienes no se habían infectado. Esto equivale a unos tres millones de estadounidenses que han sufrido complicaciones cardiovasculares por COVID.

En comparación con las personas sin ninguna infección, quienes contrajeron COVID-19 tenían un 72% más de probabilidades de sufrir enfermedad de las arterias coronarias, un 63% más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco y un 52% más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral.


Lee más:

+ 6 señales de que tu corazón está al borde de un infarto

+ Derrame cerebral: 5 señales fulminantes que debes atender de inmediato

+ Los 10 mejores alimentos para el corazón

+ Colesterol alto: Cuánto daño hace a tu corazón con el paso de los años

+ 4 cosas que incrementan el riesgo de sufrir COVID prolongado