Pastor hispano mató a su esposa a machetazos frente a los nietos: sentencia de 23 años tras declararse culpable en Nueva York

Víctor Mateo negoció 23 años de prisión por atropellar a su esposa de la que se había separado y apuñalarla con un machete frente a sus nietos, siendo un pastor religioso en Nueva York

Víctor Mateo.
Víctor Mateo.
Foto: NYPD

Víctor Mateo fue sentenciado a 23 años de prisión por atropellar a su esposa de la que se había separado y apuñalarla con un machete frente a sus nietos, siendo un pastor religioso en Nueva York.

La sentencia fue negociada tras declararse culpable en noviembre, por el crimen cometido en 2019. “El acusado no sólo le quitó la vida a una abuela de El Bronx, sino que también infligió un posible trauma de por vida a sus nietos que fueron testigos de este horrible crimen”, dijo ayer Darcel Clark, fiscal de distrito del condado, citada por Pix11.

La sentencia incluye 23 años de prisión y cinco más de supervisión posterior a la eventual liberación. También impone órdenes finales de protección para los dos nietos de la víctima que presenciaron el asesinato, teniendo tan sólo 9 y 11 años. “No sólo tuvieron que lidiar con la pérdida de su abuela, sino también con un inmenso trauma después de presenciar hechos tan crueles”, dijo Clark.

El 3 de octubre de 2019 atropelló a su esposa Noelia Mateo (58) con un automóvil y luego la apuñaló hasta la muerte con un machete, según la fiscalía. La pareja había estado separada durante aproximadamente un mes al momento del crimen.

Según la fiscalía, la mañana del ataque Mateo estacionó su vehículo cerca de la casa de su esposa en la avenida Ellsworth, vecindario Throgs Neck, y esperó hasta que ella saliera para llevar a sus nietos a la escuela. Luego la arrolló con su auto y también con el de ella, cuando huyó a esconderse.

Después además la atacó con un machete antes de huir de la escena en el automóvil de la víctima. La mujer murió más tarde en el hospital y su esposo siguió prófugo por una semana.

Mateo, ahora de 65 años, fue arrestado días después en Pensilvania y extraditado a Nueva York, donde fue acusado de homicidio, posesión criminal de un arma y poner en peligro el bienestar de un menor.